“No somos una nación que apunta con el dedo a acusar”

“No somos una nación que apunta con el dedo a acusar. No hace falta reprimir para hacer entender el problema. Nos volvemos responsables porque creemos que estamos en condiciones económicas y políticas para intervenir (no militarmente).” Según una de las delegadas de la Federación rusa.