¡Maldito Algorítmo!

Image from sproutsocial.com

Normalmente no tenemos idea de si interactuamos o estamos siendo manipulados, por un algoritmo. Eso siempre me pareció (más que estrategia), un problema de marca.

La inteligencia de una máquina yace en esa innovación general que nunca vemos. Está presente a diario en nuestra vida en forma de claves automatizadas, subtítulos, resultados de búsqueda, y es probable que ya no exista un aspecto dentro de la sociedad al que la Inteligencia Artificial (IA) no le esté “sobando la oreja”.

Aún así, “en pleno 2018” tenemos pocas formas de entender cómo, cuándo y dónde la utilizamos o si ella es quien nos utiliza. Sin poder entonces juzgar por convicción propia si vemos esto como beneficio o no.


Antes de convertirla en una faceta significativa de la sociedad que sea identificable, me parece necesario articular su valor. Para que esto suceda, los diseñadores deben hacer visible lo invisible; dándole (a mi parecer, repito), una buena identidad de marca a todo esto que por ahora es intangible.

Como escéptico podrías preguntarte por qué la IA necesitaría ser una marca si está destinada a trabajar en silencio. Sí fue diseñada para ser invisible. Pero ¿no te parece que la creación de marcas ha sido clave para que los procesos tecnológicos sean relevantes y relacionales para los humanos?, incluso en casos donde hay poca diferencia funcional entre un producto/servicio de una corporación al de otra.


Son estas reglas las que humanizan la industria. Poder reflejar un uso transparente de esta recolección de data sería el mecanismo que potenciaría una empresa para prometer o diferenciarse frente a sus clientes.


Cada marca exitosa se articula a la gente a través de activos visuales (logos, colores, etc.), creando experiencias distintas que tangibilizan su producto a través de éstos elementos. Si consideramos el papel que desempeña la IA en la creación de recomendaciones de compra o de contenido dentro de un producto/servicio. Negarle la opinión como marca, ralentiza todo el proceso en lugar de acelerarlo, ¿no?


¿Recuerdas lo utilmente inútil que era Clippy en Microsoft Word?

¿Cómo debería presentar netflix esa película chimba que quiere que veas obligado?