Fabrica Rigolleau

De ladrillo a ladrillo se comenzó en el año 1882. Una fábrica instalada en Capital Federal se muda al sur del Gran Buenos Aires, donde hoy en día es la fábrica más reconocida de Argentina y el mundo, y un orgullo Berazateguense.


León Fourvel Rigolleau funda en Capital Federal en el año 1882, con 17 años de edad, una cristalería llamada “La Nacional”, donde pocos años después, se muda más cerca de la sociedad y comienza a llamarse como “León Rigolleau y sobrino”.

Logotipo de la fabrica.
Fabrica Rigolleau

En 1898, Gastón Fourvel Rigolleau, sobrino de Fourvel, decide transformar su empresa personal a “Cristalerías Rigolleau S.A”, con el aporte de industriales y comerciantes franceses y argentinos, instalando la fábrica en un predio de 27 hectáreas de Berazategui, ubicada en la que hoy en día es Lisandro de la Torre 1651. En el año 1926, la fabrica Rigolleau da un gran paso al instalar por primera vez en el país un horno (O´Neil) equipado con maquinas automáticas, que producía mas de cien mil botellas por día. En el año 1932 surge un cambio para la fábrica, donde se decidió la realización de un Parque que ocupa siete hectáreas dentro de la planta. El Agrónomo, Benito Carrasco, creador del parque hipódromo de San Isidro, al construirlo dio lugar más a la implantación de más de 50 arbóreas que hoy en día sirven como espacio para el personal, sus familias y todo Berazategui. En 1941 se inicia por primera vez la fabricación del tubo neutro, instalándose en la calle Zaraza en Capital Federal, y en el año 1942 se inaugura el horno N°1 y se modifica la maquinaria cambiando las “O´Neill” por otra marca de origen americano llamada “Lynch”. Si hay un año que se recordará por siempre es el fallecimiento del primer presidente de la compañía, Gaston Rigolleau, en el año 1946. Dos años después, la Av. 14, toma el nombre del creador e impulsor de la fábrica denominándose como “Av. Gastón Rigolleau”. Luego de la muerte del primer presidente de la empresa Rigolleau, no bajo el nivel de la fabrica, y sin ir a menos, firmo acuerdo con Wheaton Glass C.O de Estados Unidos, donde se comienza a realizar frascos para artículos inyectables, convirtiéndose en la primera empresa en el país en fabricarlos en el año 1952.

Vídeo de 1964, la historia de los comienzos de Rigolleau

El 9 de Octubre del año 1972 la empresa tan querida por el poblado de Berazategui, le dona a sus ciudadanos más de 3000 metros cuadrados de terreno sobre la calle 14 y Carlos Pellegrini. El cual, poco después se transformó en la plaza “León Fourvel Rigolleau”. En 1988, la fabricalizacion de botellas de cerveza de un litro era un éxito, por ende se incorpora nueva maquinaria para dejar todas las tareas pesadas a las mismas, mejorando así, la producción del vidrio. Entre los años 2005 y 2007, la fábrica no deja de seguir produciendo y creciendo. Frente a la demanda global que existía, se remodela el primer horno obteniendo así mas productividad en embaces de comida, convirtiendo a Rigolleau líder de la categoría alimentos y expandiendo su comercio al exterior.
Frente al problema que surgía en aquel 2009 con el asunto de la “H1N1” o “Gripe A” la fabricación de vidrio tuvo que detener sus progresos teniendo a su primer año de poco ingreso de economía que fue reducido un 40 porciento. Mediante el problema que tenían, decidieron realizar una playa de 20000 metros cuadrados para dejar estacionada la carga. En el año 2013, La nación, hace mención a un empresario fallecido en 1962 por cáncer. El empresario es Enrique Shaw que hoy en día es postulado como santo en el vaticano por sus acciones de solidaridad con sus 3600 empleados, ayudándolos en lo económico. Su simpatía fue transferida a los empleados. Tal así es que Enrique en el año 1961 necesitó donadores de sangre y ahí fue donde 206 empleados de la fábrica Rigolleau dieron presencia para donarle.

Enrique Shaw (1921–1962), empresario de la fabrica Rigolleau desde 1942 hasta su muerte.
Entrada de la Cristalería Rigolleau S.A

En los años 2014 y 2015, Rigolleau obtiene un nuevo horno y se aumenta así un 30 por ciento de la producción fabril.

Desde principios hasta hoy en día la fabrica no dejo de producir. Rubén un empleado de 45 años contó sobre su trabajo como vidriero con su mirada fija en el grabador “Yo me dedico a todo lo que tiene que ver con el trabajo del vidrio. Eso es desde copas a botellas y todo con lo que tenga que ver en la realización del mismo” explicó. “Somos una bocha ahí adentro. Se labura a lo loco. Pero todo sea para llevar el pan a la casa” y cuenta “Hoy en día esto es lo que hay y me pasó por que a los 20 años no me calenté en estudiar. A mí me hubiese gustado ser profesor, pero cuando los años pasan otra no te queda”. Rubén, que quiso dejar su apellido en anonimato, viste normal con una camisa a cuadros y un pantalón color beige. Sostiene desde su ancho de hombro un bolso, donde tiene su ropa de empleo. “Ahora me voy a mi casa porque se me hace tarde. Espero que te haya servido algo de lo que te conté” dice el simpático Rubén al mostrar interés en el futuro periodismo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.