Viajar ligero

Me pongo el reloj, tomo las llaves, guardo mi billetera, me pongo los audífonos y le doy play a la música. Agarro el pomo dela puerta. ¿Necesito algo más? No. Bueno, de pronto una chaqueta, mira las nubes… seguro llueve hoy. ¿Listo? sí. Mejor llevo paragüas. Y una bufanda. Ahora sí me voy. ¿Y si me toca esperar? Acá llevo mi libro. El cuaderno también para… ¡Ah! y la camara, por si acaso. Voy a aprovechar a hacer un par de vueltas antes, mejor me llevo algo de comer. ¿A qué horas terminé tan cargado? Mi maleta está llena de porsiacasos y ya voy tarde para mi cita.

Hace varias semanas que me cansé de esto y empecé a viajar ligero. No solamente para ahorrarme un peso en mi espalda, sino para saber lo que es necesitar poco. Entendí que la vida es tan simple como uno decide que sea. Hay un cierto placer en la sensación de vacío. De hecho, en otras ocasiones, he aprendido a solucionar eventualidades de forma ingeniosa al no tener los recursos suficientes a la mano. La creatividad se potencia ante recursos limitados.

Ahora es muy común que salga al trabajo con apenas lo que cabe en dos bolsillos. Muy posiblemente llegue a necesitar algo más pero confío tanto en mi intuición y en mi capacidad de solucionar en momento presente las eventualidades que ya no le temo a viajar ligero.

#The100DayProject (11/100) #100HistoriasDeMack #MensajesQueEncienden

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.