La violencia política es violencia de Estado

Se presume que quienes a la fecha de comisión del hecho revistaban como oficiales jefes, oficiales subalternos, suboficiales y personal de tropa de las fuerzas armadas, de seguridad, policiales y penitenciarias, no merecen castigo por haber obrado en virtud de obediencia debida” sentenciaba el primer punto de la Ley N°23521 promulgada en 1987 por el gobierno de Raúl Alfonsín, librando de toda responsabilidad a los representantes militares que participaron en la represión. Se pretendía el olvido, el perdón de esos hechos pasados.

Tras la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, se abrieron causas judiciales por violaciones a los derechos humanos en la región, que se concentraron en el Juzgado Federal de Neuquén y en el de Viedma. En el caso del Alto Valle, la presentación de nuevas víctimas, quienes aseguraban tormentos y detenciones ilegales en la Comisaría de Cipolletti, introdujeron en la causa imputaciones contra la policía provincial.

Alicia Miller, una de las periodistas del Diario Rio Negro tras estos hechos, puso en duda la existencia de un centro de detención ilegal en la comisaría de Cipolletti a través de una serie de notas periodísticas que marcaron la agenda del momento.

Pablo Scatizza recordando algunos nombres

Pablo Scatizza, Doctor en Historia y Docente en la Facultad de Humanidades, nos ofrece en su libro “Un Comahue violento. Dictadura, represión y juicios en la Norpatagonia argentina” un estudio meticuloso del accionar represivo de la última dictadura militar en la Patagonia Norte, aportando significados novedosos a los relatos ya conocidos sobre el período dictatorial. Por ello, en la presentación del escrito, que fue llevada a cabo en la biblioteca “Ernesto Sabato” de la Facultad de Derechos y Ciencias Sociales de la ciudad de Fiske Menuco, remarcó la influencia que tenia la policía provincial sobre la Fiscalia Federal de Neuquén en la que él mismo fue parte como investigador en la instrucción de las causas por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.


Violencia de Estado, violación de los Derechos Humanos, memoria colectiva fueron entre otros, los conceptos que se tocaron en la presentación del libro para caracterizar un estudio sobre la ultima dictadura militar en la Argentina, mas precisamente en la Patagonia Norte.

“Hablar del libro es, hablar un poco de mí”, expresó Pablo Scatizza ante estudiantes presentes en el evento. “La decisión que tomé- dijo Pablo Scatizza- fue de ir por el medio, escribir no solo para la academia sino también a un publico que no asiste a la universidad”, muchos estudios y artículos académicos intentan ilustrar los hechos ocurridos en la ultima dictadura militar pero el libro de Scatizza acerca las voces de las victimas, los ojos, las emociones de las personas que vivieron los tormentos en la época de represión.

“Los sobrevivientes fueron mis fuentes principales, muchas y muchos desaparecidos eran jóvenes estudiantes de la Universidad del Comahue” alegando que la el concepto de victima había cambiado, que muchos de los que se presentaban en los juicios levantaban la mano ante las autoridades y aseguraban haber militado y luchado en algún espacio político.

Por último, hizo mención sobre el trabajo de los medios de comunicación y expuso que en la actualidad los medios alternativos son los que se encargan de sacar a la luz aquellos hechos de violencia política, como el abuso de poder de la policía entre otros delitos estatales.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.