¿POR QUÉ ME GUSTA TENER AMIGOS “MAYORES”:

Mi querido amigo, Fred Rooney.

Cuando tenía 22 años, casi me caso con una chica mientras estaba borracho, muy borracho.

Es una larga y divertida historia de la cual hablaré en otro momento, pero básicamente fue uno de los momentos más importantes de mi vida. Ese momento me llevó a conocer uno de los más importantes y apreciados amigos en mi vida. Tenía 63 años de edad entonces.

Ayer nos reunimos y caminamos bajo la lluvia en el parque Washington Square en busca de un lugar para sentarnos a comer.

Terminamos en lo que podríamos describir como un Chipotle al estilo Indio, y hablamos durante un rato. Estuve compartiendo algunas de mis “inquietudes” con él. Recientemente me he enterado de que Tony Robbins empieza su día escribiendo lo que le preocupa. Por lo tanto, básicamente yo lo hice verbalmente con Fred Rooney (mi amigo). Cosas como:

“Debo estar dedicando todo el tiempo que dedicó a perfeccionar mi español profesional, y servir al mercado latinoamericano, en lugar de concentrar más esa energía aquí en los Estados Unidos?”

“Será difícil encontrar una pareja, una relación, con mi estilo de vida único donde viajo constantemente?”

“Debo permanecer en NYC o mudarme a América Latina?”

“De verdad estoy haciendo alguna diferencia?”

Y así sucesivamente…..

A estas preguntas, Fred siempre compartía la misma opinión:

“No te preocupes por nada de lo que estás preocupado”

Le pregunté por qué? Y él me contestó:

“Porque tienes 33.”

Entonces me dijo que cuando él tenia 33 años, él acababa de graduarse de derecho, pero debía la carrera entera en préstamos universitarios. Él tenía una familia. Apenas estaba aprendiendo español.

30 años más tarde, viaja por el mundo ayudando a personas a establecer incubadoras legales para poblaciones marginadas. Internacionalmente, es conocido como el “padre de la incubadora legal.” Fred está democratizando el acceso a una buena representación legal. Fred ya tiene una gran vida. Tiene dos hermosos hijos que lo aman. Es completamente fluido en Español. Tiene un matrimonio estable y amoroso. Ha marcado y marca una gran diferencia en muchos lugares y tiene cientos y miles de personas que lo adoran.

Fred me dijo que tengo una “enorme ventaja”: tener 33 años.

OK, le dije, ya me siento un poco mejor.

Pasamos el día juntos y luego fuimos a comer falafel en Mamoun. Pedimos un segundo falafel y lo partimos a la mitad. Mientras comíamos el segundo falafel (el mejor en NYC), le pregunté sobre mi última inquietud del día, de la cual estaba muy ansioso.

“Cómo tratar de no querer perder oportunidades?”

Me respondió: “Porque cuando tengas mi edad, te darás cuenta que realmente no te pierdes de mucho.”

Entonces terminamos el falafel, y creo que entendí lo que me quería decir.

Porque de los miles de restaurantes en la isla de Manhattan, en ese momento, estábamos en el único lugar que existía en el mundo entero.

Dos amigos de dos generaciones, con una cosa en común.

Ese momento de amor, de paz y de veracidad que ninguna edad podría contener.


Si estás interesado en traer a Brian a tu próxima conferencia, evento u organización, contacta a Andrés Escobar, Director de Desarrollo Empresarial: andres@brianrashid.com