Venezuela en argumentos de videojuegos

Hace poco el periodista Jován Pulgarín escribió un artículo para la web El Estímulo que se titula: “En Venezuela se cumplen las profecías de las películas apocalípticas”. Allí, el escrito pone que muchas de las situaciones que vemos en películas como Mad Max, The Dark Knight Rises o The Raid, por desgracia, nos ocurren. Es inquietante.

Estuve 100% de acuerdo con el artículo, porque vi varias de esas películas, y sinceramente, es imposible no hacer comparaciones.

Pero ¿por qué dejarlo solo en películas? Hoy los videojuegos también ocupan una parte importante en la industria del arte y el entretenimiento. Así que, inspirado en ese artículo, decidí poner acá qué juegos de video se pueden comparar con la terrible realidad venezolana.

Estos son varios de los que he podido hacerles símiles:

1- Don’t Starve (2013, Klei Entertainment)

La traducción del título es simple: no mueras de hambre.

En este juego debes sobrevivir el mayor número de días posibles en la interperie, evitando ciertos peligros, buscando comida, y moviéndote de un lugar a otro empleando armas de fabricación propia.

La mecánica hace recordar cuando Emma Ortega, exministra de Agricultura Urbana (quien solo duró 15 días en el cargo), sugirió que para paliar la escasez brutal de víveres en el país, la gente debe sembrar en donde sea. Por cierto, se cree que su despedida del cargo fue por este particular discurso antiimperialista, aunque el video es del año pasado.

También hay que añadir que hay crisis eléctrica en el país y se ven cada vez con más frecuencia, episodios violentos en las colas para comprar comida. Así que, cualquier parecido con el juego, es coincidencia. (?)

2- Resident Evil 4 (2005, Capcom)

Como sabrán, esto es una saga de muchos años de historia, así que solo tomaré la versión que, a mi parecer y en opinión de muchos, fue la más exitosa.

Este juego se centra en el agente Leon S. Kennedy, que debe rescatar a la hija del presidente estadounidense tras ser raptada y llevada a un pueblito español. A su llegada, el personaje ve que la gente no es muy amistosa, y salen a atacarlo en bandadas con lo que encuentren y luego a matarlo.

Actualmente, en Venezuela hay una terrible situación con la inseguridad, a tal punto que la gente empezó a tomar la justicia por mano propia y a subir los videos de esos terribles hechos en las redes sociales. En Caracas, el sector que más ha tenido incidencias es Los Ruices. Nuevamente, otro videojuego donde no te podrás apartar de la realidad.

3- Assassin’s Creed: Brotherhood (2010, Ubisoft)

De todas las versiones que tiene la saga, fue este título que me llamó más la atención. Una vez en un viejo blog lo relaté y hoy vuelvo a ponerlo.

La trama se centra en el asesino florentino Ezio Auditore, quien llega a Roma en el año 1503 con la finalidad de acabar con los templarios que gobiernan allí. Al llegar a la capital italiana, vemos cómo el comercio ha muerto, la gente se lanzó a la mendicidad sin esperanzas de superarse. En fin, la ciudad entró en una total decadencia, mientras los templarios vivían opulentamente.

Es muy fácil deducir por qué esta trama tiene comparación con Venezuela. Mientras tienes diputados del partido de gobierno que usan relojes de $ 3000, u otros accesorios que marcarían la sentencia de muerte en un ciudadano cualquiera, la gente pasa cada vez más penurias con una inflación atroz, y comiendo cada vez menos porque el poder adquisitivo es nulo.

También tenemos que el comercio en el país, de toda rama, no deja de reportar pérdidas. La más increíble fue la de Oreo, que dejó de percibir $ 778 millones y ahora esas galletas no se han visto más en los estantes. Sumen también que ahora los centros comerciales están dejando de ser rentables porque o no pueden vender nada porque nadie compra o los afecta los constantes apagones producto de la crisis eléctrica.

Por cierto, cuesta creer que Nicolás Maduro sea un caballero templario ¿verdad?

4- Hotline Miami 2: Wrong Number (2015, Dennaton Games)

Acá se nos presenta una ciudad bien violenta. El primer juego basa en un asesino en serie que comete asesinatos según unas instrucciones que debe seguir y le dejan en la puerta de su casa.

La segunda parte del juego es más compleja y abarca muchos más personajes, como miembros de una banda de justicieros que matan gente en ciertos lugares, o un detective corrupto que arma masacres usando su placa y es asesino serial. También hay un periodista escribiendo un libro y que pocas veces, ha matado para conseguir salvarse. No tenemos registro de eso acá ¿cierto?

Lo demás que se hace en este juego lo hemos visto mucho en las páginas rojas de la prensa o las cada vez más increíbles noticias que salen de tierras bolivarianas. Vamos a centrarnos en la parte del detective. Aquí también se comenten muchos asesinatos extrajudiciales. Recordemos aquel video donde unos agentes de PoliAragua matan a un presunto hampón (desarmado y agarrado de manos por otros dos policías ¿qué clase de amenaza podría ser?). El mismo material muestra que hay otros cuerpos que no se sabe si cayeron con el mismo método.

Vean esta escena del juego donde ese detective mata a un pandillero enmascarado que se entregó luego que sus amigos fueran asesinados por un mafioso drogadicto:

5- Papers Please (2013, Lucas Pope)

Creo que hablo por muchos cuando digo que el título en este puesto se veía venir. Este juego indie tuvo demasiado éxito pese a su simpleza gráfica.

Este juego tan distópico nos pone en la piel de un hombre al que su gobierno comunista pone como agente de aduanas en el único sitio fronterizo para pasar a Arstotzka (país ficticio donde se desarrolla el juego). Ahí vas a encontrarte con muchas historias de la gente que seguramente harán retorcer tus decisiones a la hora de aprobarles o no la visa para su entrada al territorio.

Las largas colas te las puedes imaginar en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Saime y cualquier registro de documentos en Venezuela, pero al contrario al juego, lo que se busca es salir. El tema de la masiva huída de venezolanos al exterior es tan notoria que ya tiene su propio artículo en Wikipedia (también en inglés).

Ni en la consola de tu elección, #lapatria te deja ir.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.