Argentina: buscando el laboratorio de ratas

Por el buscador desordenado

¿Y si pensamos a un país como un gran laboratorio de ratas?. Comencemos la búsqueda por la Argentina en top ranking de países complejos, con situaciones casi surrealistas, y que superan cualquier libreto preestablecido. Los límites del experimento los impone las fronteras. No serían los gobernantes ni la sociedad los que deciden sus movimientos; sino los científicos externos, que analizan con telescopio cada situación y generan movimientos sencillos de causa-efecto arrasadores. Para buscar es más fácil cuando todo está visible, y el de afuera conoce bien cuales son las necesidades básicas de supervivencia y control.

El científico en un primer análisis encuentra cómo sus líderes generan estados de alteración permanente: liberan presos genocidas que mataron mujeres embarazadas, secuestraron bebés, picanearon adolecentes idealistas. En otra instancia, un pseudo intelectual “marketineano” nacido en Ecuador fue insertado con un tubo de ensayo en Argentina labs; este intensifica el juego sucio entre amigos: “Prueba y error”, dice y luego ratifica “Hitler era un tipo espectacular” http://tinyurl.com/k54fv8c . Luego de un corto tiempo surgen los efectos: ya no importa en ningún medio de información las referencias en investigaciones como Panamá Papers, donde se demostraron inversiones de sus principales actores en paraísos fiscales, tampoco que Oberdreich haya aportado dinero para campañas electorales del gobierno que dirige el “laboratorio” http://tinyurl.com/lgdotf9 , y menos a las referencias sobre corrupción en la venta de Avianca http://tinyurl.com/lfg883o entres otros tantos actos desapercibidos por todos los lugareños.

Casi como un llamado externo al propio experimento, el resto de la sociedad se los ve quietos, cada uno en su trabajo, la plaza, el jardín de su casa; excepto unos cuantos “insurrectos” que caminan por calles con pancartas reclamando ajustes de sueldos que superen la línea de pobreza, defienden suspenciones, despidos laborales, y ahora quieren protestar por un tal 2 x 1 que un sector denominado Corte Suprema de Justicia reduce penas y liberará a más de 700 genocidas. Mientras tanto desde una Fundación internacional (los científicos) avisan al interior del método que Argentina pasó del puesto 54 al 20 en desarrollos públicos tendientes al open data (datos abiertos) https://index.okfn.org/place/ .

La locura y contradicciones parece no tener freno: esta vez un “insurrecto” Horacio Pietragalla http://bit.ly/2peEhoG hijo de desaparecidos publica en la red social Twitter una foto de unos esqueletos en fosa “común” de cementerio en San Vicente Córdoba 2003 EAAf, allí hay vestigios de “otro laboratorio” de los años 1976 aproximadamente recuerda uno de los científicos externos. Pero no termina aquí, cuando analizamos otro de los hechos históricos de la semana: se cumplió otro aniversario del hundimiento al barco Belgrano que estaba fuera de los límites de guerra, en ese momento Margaret Thatcher ordenó atacar igualmente desoyendo órdenes y matando a más de 300 soldados argentinos. Sus líderes tapan, hay un mensaje casi invisible que llega a sus oídos y obliga a no recordar nada: “mañana tenemos reunión con el embajador británico”, pasado con el presi Trump (unos 15 minutos) y la semana que viene con el Rey de España http://bit.ly/2q8NpA9 “la realeza nos ama”, dice uno de sus allegados. Un informe del FMI recomienda una reducción estructural del empleo público http://www.imf.org/external/country/ARG/ y todo parece volver a la normalidad.

Aparentemente Google es la principal herramienta de sociabilización en estos ámbito y estas “ratas de laboratorio”, sólo insisten en buscar en internet. Sin embargo nadie encuentra, la realidad es mentira y todos los resultados son verosímiles, todos “creen” que es cierto, pero no lo es. Los científicos ya están decidiendo a cerrar el laboratorio próximamente por un tiempo; aparentemente conocerían el final, o más bien reconocen que todo funciona como lo esperaban. “Ahora debemos apurar métodos en otros laboratorio”, dicen. Venezuela, Siria, Bolivia, Cuba, “por favor a no retrasarse esta vez”, comentan casi susurrando; y no se olviden de otros problemas acuciantes como Yemen, Sudán del Sur, Nigeria y Somalia, allí ya no hay más veneno de ratas, se lo comieron, la muerte es el denominador común. ¿Y ahora vienen por nosotros?, me pregunto buscando y pensando ya también como rata.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.