Member preview

La calidad no es cara

Escribía un famoso columnista que a la hora de hablar sobre un tema preguntaba si tenía que hacerlo «a favor» o «en contra» para saber bien cómo debía enfocar el texto y ser benevolente e iluminar las virtudes sobre lo que comentaba o directamente mostrar con retranca el cadáver que toda familia guarda en la nevera junto a las fantas del Lidl, el chóped Hacendado y los yogures caducados. «A favor» o «en contra», así es como hay que leer casi todas las cosas del nuevo periodismo, supongo que también del viejo, porque es así como están escritas la mayoría de ellas. Hoy triunfa en tuiter, ese nuevo periódico, uno de esos textos en contra con firma de Javier Negre vía El Mundo. Aquí el inicio: «Día de mudanza low cost en el chalé de José Luis, 57 años, y Mari Carmen, 56. Es tiempo de cambiar muebles vintage por otros made in Sweden. El hombre, un guardia civil en la reserva, luce barba recortada y una camiseta marinera empapada de sudor. Lleva varias horas cargando bártulos e introduciéndolos en un camión con suma delicadeza. Sólo le ha faltado envolverlos en papel de burbuja. No van camino de un trastero ni de un contenedor al acecho de los gitanos chatarreros. Los quiere conservar. Les tiene aprecio. Darles un lugar privilegiado en su casa de un recóndito pueblo abulense. Un retiro dorado». Nótese el tono de cachondeito, la ironía mal disimulada, la búsqueda de la parodia, la caricatura y ese paralelismo tosco entre la mudanza de los muebles, los trastos y el trasto de la portería, ya viejo. Solo falta la cabra y el organillo. Después viene el nacer de penalti, la cosa muy burda de los refrescos y las galletas, las turbulencias con la nuera y lo de las 25.000 pesetas al mes que se gastaba el padre en llevar a entrenar al hijo (esta parte sin entrecomillar). Muchas menciones al dinero no vaya a ser que no quede claro que esta familia mira bien el duro, las pagas mensuales, las indemnizaciones y los millones de euros. De hecho, el artículo termina de la siguiente manera: «Pero sí siguió el consejo de su padre: no perdonar ni un sólo céntimo al Madrid. Cobrará integro su finiquito».

Fotoperiodismo en contra. Imagen: Olmo Calvo.

En general, muchísimo choteo en el texto por no hablar también del encuadre del vídeo o la foto de la familia sujetando el cuadro con el hijo ausente (ejemplo claro de fotoperiodismo «en contra»). El artículo es joya en muchos sentidos y da para horas de debate, múltiples lecturas y más de un interrogante sea uno casillista o moriñista acérrimo. ¿Se podría haber escrito con la misma información y las mismas respuestas un artículo diferente? ¿Podría haber sido en algún momento «a favor» o necesariamente tenía que ser «en contra»? ¿«El calvario de un santo» es una buena manera de titular o tiene también su guasa y algo de mala baba? ¿Se puede ser de Móstoles y vivir en Boadilla del Monte? ¿No han visto los padres la encerrona? ¿Está Unai bastante más abandonado que en las fotos de estudio donde sale con su hermano? El tomate, ¿es un producto natural o es una realidad imaginaria que queremos creer?