Una tirolesa que una a todo Culiacán

Señor alcalde, espero no haya desayunado pesado porque está a punto de cagarse al escuchar esta idea disruptiva que solucionará la mayoría… qué digo la mayoría, TODOS los problemas de transporte de la ciudad. ¿Se imagina poder conectar todas las colonias mediante un medio de transporte eficiente, práctico para la ciudadanía, veloz y con un costo de lo que pagaría por dos Morrines? ¿Cree que lo estoy choreando? Bueno, agárrese.

Culiacán es una ciudad pequeña. De hecho, si observa el territorio de las 20 ciudades más pobladas de México, Culiacán tiene poco más de la mitad de área que la próxima ciudad más pequeña, que es Mexicali. (Nezahualcóyotl también tiene la misma extensión que Culichitown, pero está anexado al aparato consumidor de tortas de tamal que es la Ciudad de México.) ¿Qué tanto nos toma ir de un extremo de la ciudad, al otro, por ejemplo, del aeropuerto hasta los mariscos la oficina, que están en la salida pa Sanalona? Según Google Maps, 15 kilómetros. ¡Es ridículamente pequeño! Si hicieran el recorrido en bicicleta, llegarían en aproximadamente 50 minutos. Esto no es una ciudad, señor alcalde, es un rancho pavimentado.

Llegarán algunos falsos profetas de la modernización urbana diciéndole que el futuro está en el Uber, quizás en un metro o hasta la insensatez de andar en bicicleta; claramente estos ilusos sedientos de dinero solo buscan exprimir la ya delgada cartera de la población, que día a día sufre por tanta pinchi comida rica que hay en la calle. Además, ¿andar en bici? ¿Esperan que muramos de deshidratación? Aparte, qué placón llegar todo sudado al trabajo… no, no, no. ¡Ya basta! La solución es bastante sencilla

UNA TIROLESA QUE VAYA DE LA LOMITA A TODAS LAS COLONIAS. Citando a Margarito: ‘avedá’. No se la esperaba. Aprovechando nuestra bendita geografía, podemos utilizar uno de los puntos más altos de la ciudad (el campanario ese feo) y el enorme invento de Newton: la gravedad que, fíjese, a pesar de tener cientos de años de su invención, todavía no la han usado pal transporte, para crear una red de tirolesas conectando los puntos más importantes de Culiacán y liberar de una vez por todas a todos los culichis del tráfico y el tormento de andar en camión.

Mientras que otras opciones son complicadísimas de instalar (ya tuvo usted la experiencia con los oportunos túneles que hacen las veces de piscina olímpica… ¡dos pájaros de un tiro!), la tirolesa tiene la bondad de requerir solo dos puntos de anclaje, instalables en una sentada, un cablesón y un arnés con cual sujetar al pasajero. Olvidémonos de causarle molestias a la ciudadanía, o de tener que madrugar el 1 de enero para dar inicio a nuestros proyectos vanguardistas. Instalar toda la red nos tomará únicamente un fin de semana: inconvenientes nulos, beneficios inmediatos.

Economía. Piense en los miles de litros de gasolina que ahorraríamos cada día con este proyecto. Es exagerado el número de vehículos que circulan por nuestras estrechas calles. Piense en los ahorros de las familias al no tener que pagar camión. Dos camiones al día son 17 pesos; casi alcanza pa medio taco. Veríamos un incremento en el comercio y la nutrición de las gentes.

Turístico. La tirolesa más larga del mundo se encuentra en la Barranca del Cobre, en Chihuahua, con 2.5 km de longitud. ¿Creen que competirán contra la ruta Lomita-Tacos El Viejón? Me gustaría que lo intentaran. Debemos atraer este creciente mercado de millennials estresados por hacer cosas desestresantes, espontáneas y que le den sentido a su vida. Será una gran derrama económica de “tirodólares”.

Un solo sentido. Las calles de doble sentido son tan 2015. Con la tirolesa estaríamos dando un gran paso hacia la modernidad. Como nos lo ha puesto de ejemplo, las calles de un solo sentido mejoran la calidad de vida de la población al ir en chinga, en verguiza, de norte a sur. ¿De sur a norte? ¿Quién quiere realizar ese recorrido tan aburrido y antiprogresista? Las tirolesas siguen el camino natural que las leyes de la física han designado: de arriba pa abajo, no hay más. Tiemblo de la emoción de pensar que gran parte de la población se unirá a las ciudades más modernas en los recorridos unidireccionales, y que cada ventarrón que choque en sus caras les susurre al oído: democracia y progreso.

¡Es divertido! Cualquiera puede utilizarlo. Contaremos con arneses para padres e hjos, arneses con almacenamiento extra para la señora que viene con el mandado, arneses con wi-fi y la conexión a tu cuenta de Spotify, arneses para discapacitados; arneses para grupos escolares; arneses ejecutivos, arneses polarizados, arneses limosina con servicio de bebidas; verdaderamente es el medio de transporte más versátil e incluyente de la actualidad

Dar pasos hacia la modernidad, requiere de ideas audaces y personas que estén dispuestas a realizarlas. Cuando Jaime Lerner se animó a mochar autobuses y pegarlos para hacer un metro para una población pobre, todos se rieron. Hoy, el 85% de la población de Curitiba, Brasil, utiliza este medio de transporte, que además ha inspirado múltiples sistemas similares, como el Metrobús Asesino de la Ciudad de México. Es hora de aventarse, señor alcalde, de ver por la ciudadanía, de dejar atrás la época de la abulia gubernamental, ver por el bienestar de los ciudadanos y hacerlo sin gastar una millonada.

Y ya que vamos a los dineros, me debe 800 mil pesos de la tablita de allá arriba, que fue vital para la elaboración de este estudio. Si tiene más interés en el resto de los proyectos del Plan Desintegral de Desarrollo para la ciudad, recuerde que estoy a sus órdenes. Quedamos pendientes de analizar el parque de diversiones acuático en el cruce de los tres ríos, la utilización de los departamentos de Cañadas como cárcel privada, el corredor gastronómico Barrancos-Bugambilias, la ampliación de los terrenos de Q̶u̶i̶e̶r̶o̶ S̶e̶r̶ G̶u̶a̶d̶a̶l̶a̶j̶a̶r̶a La Primavera, el tren bala de Sanalona a Altata, el museo del sushi, los toboganes con dinosaurios clonados con ADN y la transformación del Centro Histórico en un estacionamiento automatizado.