PIENSA

Piensa. Llega a casa tras un largo día y piensa.
Piensa en todo, en sus defectos, en cuanto se odia, en cuanto odia todo lo que le rodea. Piensa en como arreglar este mundo, busca herramientas y materiales para tapar el agujero de la capa de ozono, el agujero que queda en el edificio más alto de la ciudad tras una guerra.
Piensa en todo lo que ha hecho ese día y si podría haber exprimido más las horas, minutos y segundos para hacer de su vida algo más productivo.
Al fin y al cabo el tiempo es lo único que pasa sin que nos demos cuenta y no regresa, está fuera de nuestro alcance. El tiempo es como una estrella fugaz, un espíritu libre que vuela y no puedes atrapar pero sí disfrutar su efímera presencia y no malgastarla. Pero, piensa. Piensa a todas horas. Y horas, es igual a tiempo. Y tiempo es igual a nada, porque tal «tiempo» ya no existe, se ha ido mientras tú pensabas y no te centrabas en vivir.

Texto escrito por Lucia Herrero

Show your support

Clapping shows how much you appreciated M’s story.