El padre de la flauta mexicana

Rubén Islas Bravo
“Hay maestros que consideran a Rubén Islas como el padre de la flauta en México. No nada más fue uno de los mejores del país, si no el mejor maestro, creo yo”. Dagoberto García

Rubén Islas Bravo nació el 24 de noviembre de 1924 en Pachuca, Hidalgo. Su padre, el oboísta Juan Islas, le inculcó el gusto por la música desde muy temprana edad y le regaló su primera flauta tallada en carrizo.

A pesar de que Rubén amaba la música, siempre soñó con ser abogado. Ante ésta decisión su padre le dijo: “Si estudias leyes te vas a morir de hambre”. El joven Islas conforme el paso del tiempo se dio cuenta que su padre estaba en lo correcto, ya que la flauta era su verdadera pasión. Realizó sus estudios en el “Conservatorio Nacional” y tiempo después consiguió una beca para perfeccionar su técnica en el “Marlboro College” de Vermont; es ahí donde conoce a uno de sus grandes maestros, Marcel Moyse.

En 1940 formó parte de la primera banda de la marina, teniendo un salario de tres pesos. Posteriormente tocó en la XEW durante la época de las grandes bandas. El maestro Islas fungió 37 años como flautista principal de la Orquesta Sinfónica Nacional, fue parte del Quinteto Nacional de México, fundó la escuela de flautas en México, dirigió como presidente la Sociedad Mexicana de Flautistas y formó parte de la Sociedad Americana y Británica de flautistas.

Rubén Islas y colegas.
“La música para el maestro era un todo; al tocar su flauta se entregaba y vivía un mundo de éxtasis”. Javier Ramírez

Al día de hoy, Rubén Islas Bravo tiene 92 años de edad y sigue ejerciendo su carrera con la misma pasión con la cual la inició. De acuerdo con Javier Ramírez: “Casi en todas las orquestas del país vamos a encontrar un alumno del maestro”. Con 40 años de trayectoria docente, continua preparando a los flautistas del mañana y contagia el amor por la música a través de cada soplo emitido por su adorada flauta.

Rubén Islas y su alumno en el Centro Cultural de Colima.

El maestro Islas es un claro ejemplo de perseverancia y dedicación. Nos da una lección de vida al demostrarnos que si haces las cosas con amor, jamás tendrás que trabajar.

El arte da libertad y sentido al ser humano ¿Qué pasaría si cada joven mexicano pudiera tener contacto con el verdadero arte? El país que conocemos sería completamente diferente.

Referencia: http://www.cultura.gob.mx/estados/saladeprensa_detalle.php?id=41101