“La teoría del todo”: el melodrama de Hawking

Definitivamente, “La teoría del todo” llegó para sorprender, y no precisamente para bien. La película narra parte de la vida del físico y matemático Stephen Hawking, pero se basa más en hablar de las dificultades y asperezas de su matrimonio con Jane Wilde, su primera esposa, que de sus logros científicos.

Esto se debe a que la película está basada en el libro escrito por Wilde, “Traveling to infinity — My life with Stephen”, y no en su propio libro científico, “A brief history of time”. James Marsh es el flamante director de esta historia y Anthony McCarten, el guionista. Felicity Jones se mete en la piel de Jane, mientras que a Eddie Redmayne, la interpretación de Hawking le valió el Oscar como mejor actor.

El relato comienza a mediados de los años 60 cuando Stephen Hawking comienza a perseguir una de sus teorías más ambiciosas: la historia del tiempo. A su vez, entabla una relación con Jane, una cálida joven estudiante de lenguas. Los logros académicos de Stephen parecen ir a la par de los amorosos, hasta que un día un accidente en la Universidad de Cambridge termina con el peor de los diagnósticos: esclerosis lateral amiotrofica (ELA).

Dicho guión, que hasta se podría inclinar más al melodrama, pone su énfasis en contar la historia desde el punto de vista de Jane, y en como una mujer en la década inglesa del 60 se ocupa sola de una familia con tres hijos y un esposo con discapacidades motrices, dejando a Hawking como coprotagonista.

Poco se llega a relatar de los sentimientos encontrados del personaje en cuestión, y de las dificultades mentales, sentimentales y/o psicológicas que le conlleva no poder plasmar en palabras lo que su mente brillante tiene para contarnos. Tampoco de sus trabajos ni teorías, más allá de que luego de varios años logra expresarse a través de una maquina conectada a su cerebro, herramienta que le permitió escribir su libro ya mencionado, el cual llego a ser best seller mundial.

Al parecer, el libro cuenta detalles algo agrios que el guion omite para presentar una versión edulcorada de la pareja. Ella, esposa y madre ejemplar. El, un genio que lucha inquebrantablemente contra el ELA. La película cuenta con todos los ingredientes para mostrar una historia brillante y cautivadora, pero lamentablemente se queda a mitad de camino.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.