Reseña sobre The conceptual arguments concerning accounting for public heritage assets.

En general este artículo desarrolla la problemática de la contabilización de los activos patrimoniales públicos y su controversia.

En primer lugar Allan Barton expone la naturaleza y la importancia de los activos patrimoniales públicos. Estos bienes son de vital importancia para el estado, porque salvaguardan la historia, la cultura, las reservas naturales y en algunos casos la recreación de los ciudadanos. Estos activos tienen un trato especial puesto que que no están disponibles para generar ingresos. En cambio, son activos para el público puesto que cualquier persona puede ingresar a ellos de manera gratis o pagando un valor insignificante.

Además, estos activos patrimoniales quedan a cargo del dominio público y en caso de que un bien del mercado comercial sea parte histórica o cultural de un Estado, éste pasará a ser un bien público. Estos bienes, no pueden ser vendidos por cualquier motivo y se deben mantener en buen Estado para preservar el patrimonio histórico, cultural o natural y a su vez se deben contabilizar de modo distinto del de los bienes comerciales.

Los bienes públicos no tienen atributos de consumo de rivalidad ni de exclusión. No son rivales en cuanto son compartidos con todos los usurarios;y no son excluibles en el sentido de que ninguna ciudadano puede prohibir el ingreso a otro ciudadano. Caso contrario con los bienes privados. Por lo tanto, estos bienes deben estar bajo el dominio público porque su naturaleza lo obliga: no genera ingreso como las empresas privadas, es para el bien público, es decir, para todos los ciudadanos, los costos que generan estos bienes no son recuperables por lo que deben ser financiados por impuestos lo cual es eficiente si los gestiona el Estado. Y aunque hay muchos activos patrimoniales del sector público en manos del sector privado, se pretende que los que están en el sector privado, también tengan los beneficios del sector público, o que los del sector público se contabilicen del mismo modo que los del sector privado.

Así, el concepto de activo no es apropiado para enmarcar el patrimonio público y por tanto no debería de tratársele con el mismo método del estado de situación financiera del sector privado.

Además, para los bienes que se mantienen en fideicomiso, tampoco es posible mezclarlos con los demás bienes del mercado comercial, independientemente que el patrimonio público se encuentre en manos de otra persona que maneje otros tipos de bienes. En otras palabras, se debe hacer la distinción entre los distintos tipos de bienes, en este caso los bienes que hacen parte del patrimonio estatal y estos últimos no se debe incluir en la hoja de balance de la persona a cargo de dicho bien.

Para finalizar, a sabiendas de las características y la naturaleza de los bienes patrimoniales estatales, es irrelevante que se incluya en el estado de situación financiera. Y para mi, y como se ha visto a través del curso de contabilidad pública, se debe hacer distinción entre la contabilización del sector público y el sector privado puesto que hay distinción entre los conceptos que hasta el momento se catalogan en la misma posición. Además, es evidente que en nuestro país no se hace dicha distinción puesto que la contabilidad pública y en particular los recursos y el patrimonio estatal están siendo destinados no para el bien común sino para el bien de los pocos apoderados.

reseñado por: cacalderona@unal.edu.co

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Camilo Calderón’s story.