No alcanzo a imaginar como se sentía este afroamericano en este momento…

Porque hablar de millenials, GenX y demás, es una nueva forma de segregación.

Desde hace rato venía con ganas de escribir algo sobre este tema, por que la verdad, me trae completamente “cabreado” el que me comparen (activa o pasivamente) con un millenial, baby boomer o cualquier otro término que busca clasificar a las personas por el momento cuando nacieron.

Los eruditos del tema describen, en detalle alarmante, cada aspecto de la forma de actuar de los nacidos entre un año y otro año y se dan a la tarea de pontificar sobre la manera que debe tratarse a unos y otros, como se debe venderles, si debes o no contratarlos para un empleo… en fin…

Esto es lo que creo yo;

  1. La definición que encontré de segregación es la siguiente: El estado o condición de ser puesto aparte, separado o restringido a un grupo; así las cosas, cuando me dicen que soy GenX, efectivamente estoy siendo segregado, me están restringiendo a ese grupo.
  2. Buscando otra palabra relacionada me encuentro con esta definición: Supremacismo es una forma de ver el mundo según la cual una edad en particular , raza, especie, etnia, etc es superior a otras variaciones de esa característica y aboga por que aquellos que se identifican con ella, dominen, controlen o subyuguen a aquellos que no; es claro, cuando alguien me dice o escribe que los millenials son mejores que yo en algún sentido, siento que están promoviendo el supremacismo millenial.

Me llamó la atención encontrar que estas palabras son sinónimos de las dos anteriores: secesión, separación, desunión, desarticulación… ninguna de las anteriores se puede considerar remotamente como una palabra positiva.

Creo firmemente en el valor del trabajo, la experiencia y puntos de vista de cada individuo. Creo que entre mas diversos son los grupos las organizaciones son mas fuertes, cohesionadas y orientadas a conseguir un propósito superior.

Así que, renunciemos todos a esa retórica, no leamos ni demos mas LIKE a los contenidos que perpetúen esta tontería sin sentido.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.