Adaptándose al nuevo periodismo

“Mis primeras experiencias se basaron en redactar artículos para algunas revistas. Pero la mayor de ellas, fue la pasantía que presencié en CNN en Español, llevada a cabo en Atlanta (EE.UU). Lo mejor de ella, fue comenzar a comprender cómo se trabaja a diario en los medios”, acota Martín Grosz, Licenciado en Comunicación Social en la Universidad Austral, junto a una Maestría en Periodismo desarrollada en la Universidad de San Andrés.

Pasante becado en CNN en Español, asistente de producción en Todo Noticias, Jefe de trabajos prácticos en la Universidad Austral, fueron algunas de sus experiencias. Hoy decide trabajar como Capacitador en Amplitud Solidaria, Co-Conductor en la FM Milenium y en la redacción de diario Clarín, donde está hace más de cuatro años.

Martín comenzó su profesión en la era antigua: donde Internet no había alertado la prensa impresa. “Hace tres años atrás, la situación era diferente. Ninguno de los periodistas del diario, teníamos acceso al sistema de publicación web. Escribíamos nuestras notas para el diario impreso y alguien las cargaba en la web a la madrugada”, sostiene Martín. Hoy, la situación es otra. “Todos los periodistas cargamos nuestras notas, y debemos mantener la web actualizada como primera prioridad”.

Para él, el periodismo digital ofrece nuevas formas y superadoras de obtener información, comunicarla y llegar más rápido a las audiencias. “Permite medir, al instante, el interés del público frente a cada tema. Para quienes logran adaptarse a las nuevas herramientas tecnológicas, es un gran beneficio”, afirma el redactor.

Con el surgimiento de Internet, y el nacimiento de los blogs, muchos periodistas temen una “ola de bloggers” que arrebate su trabajo. Sin embargo, Martín piensa de forma diferente. “La profesión de periodista no está ni debería estar restringida a quienes hayan estudiado periodismo ni a quienes trabajamos en los medios. Si cualquier persona talentosa logra conseguir información con su celular, elaborar noticias y construir una audiencia, bienvenido como colega”.

Es una llamativa declaración. Muchos estarán en contra, otros defenderán esta postura. Pese a ello, el redactor de Clarín está en lo cierto: mucho talento, no tiene título que abale su desempeño como periodista. Basta visualizar en la web, la inmensa cantidad de blogs con fantásticos contenidos desarrollados por personas que lo hacen por hobby.

En cuanto a las redes, Martín las utiliza para difundir su trabajo y para estar al tanto de los temas que se debaten en cada momento. “También las uso para conseguir información, como contactar una persona o investigarla. No las veo como una desventaja, sino como una simplificación del trabajo y sobre todo, fuente de ideas”.

El joven comunicador no tiene idea cómo será su trabajo en una década. ¿Cambiará o será igual? ¿Aparecerán apps que simplifiquen aún más el desarrollo periodístico? ¿Surgirá nuevos obstáculos? ¿Cómo se comunicará en diez años? Muchas preguntas, sin respuestas que afirmen el futuro.

“En cierta medida, me gusta que así sea: ir viendo cómo se transforma todo y tratar de adaptarte. Lo que creo es que, más allá de cómo vayan cambiando los formatos, la información periodística es necesaria para la sociedad y seguirá teniendo demanda”, cierra en esta entrevista. Martín, un comunicador que atraviesa todos los obstáculos que le proporciona su profesión.

Like what you read? Give Candela Caamaño a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.