Plantas que reciclan agua

Son las llamadas “plantas palustres” y se utilizan para depurar toda clase de aguas residuales, sean de origen domiciliario o industrial. Además del gran ahorro, su uso tiene múltiples ventajas.

La técnica de tratamiento de aguas residuales mediante plantas palustres es un proceso ecológico que depura los efluentes y los torna completamente aptos para riego, así se genera un ahorro de hasta el 70% de agua. Se trata de plantas específicas que, a través de sus tallos, llevan el oxígeno del aire a la materia orgánica inestable, la oxigenan y la reducen para convertirla en materia inerte estable.

Las plantas palustres son plantas acuáticas que viven en las orillas de zonas inundables o encharcables. Sus raíces están hundidas en el suelo, mientras que sus tallos y hojas se encuentran una parte bajo el agua y otra en contacto con el aire. Ejemplos de este tipo de plantas son los papiros, los juncos y las totoras, entre otras.

En conjunto, actúan como una capa filtrante recubierta de una membrana impermeable que aísla todo el proceso de depuración del ambiente y que evita que la contaminación pase al sustrato y afecte las napas freáticas, como ocurre con los lechos filtrantes comunes, que se ubican donde no existen redes cloacales o están colapsadas.

Más y más ventajas

Se trata de un proceso ecológico que “imita” los fenómenos naturales de depuración que se dan en todos los cuerpos de agua y no requiere del adicionamiento de productos químicos. Además, debido a que la capa donde se realiza la filtración está recubierta de áridos de diferente granulación, se evita la emanación de olores.

Otro de los beneficios de las plantas palustres es que se insertan armoniosamente en el paisaje y permiten armar composiciones decorativas para embellecer los lugares. De hecho, al crecer en el lodo y en aguas de poca profundidad, son ideales para colorear estanques de jardín.

Este tipo de plantas de tratamiento tiene una vida útil de hasta 25 años y no requieren de energía eléctrica ni mecánica, por lo cual su operación, prácticamente libre de mantenimiento, resulta mucho más económica.

Fuente: lavoz.com.ar