No toque mi piano

Al mejor estilo de un niño berrinchudo de los tiempos de Alfalfa y compañía en la ya tan recordada serie de Los Pequeños Traviesos, es que nos llega el tabloide de un pianista algo reconocido en el país, pero que no sale su nombre fuera de las fronteras como su ego si lo hace de nuestra estratosfera.

Tomada de Red Cultura

Y si bien el susodicho ha plasmado muchos de los problemas que actualmente vive el país, peca de ingenuo si piensa que todos creemos su versión del único culpable de estos hechos.

No hay que ser graduado de la Rice University para tener claro que todas las desgracias que hoy vive nuestra bella Suiza Centroamericana, son producto de muchos gobiernos que no han realizado su trabajo como se debe.

Que en lugar de eso mandaban de embajador ante la UNESCO a cualquiera que se quisiera ir de vacaciones para Francia. Antes de que invertir en seguridad, trabajar en mecanismo para control de aguas negras en la ciudad capital, o enfrentar al que era un incipiente narcotráfico de aquellos años.

Para estas fechas estoy seguro no ver ninguna carta o artículo de opinión de un pianista euro-tico en ninguno de los tantos medios escritos que tiene el poderoso quinto poder de nuestro estado, tanto así que son una NACIÓN aparte.

Creo que no hace falta detallar y explicar cada una de las problemáticas detallas en la carta del ex embajador, pues son casos que están de sobra abordados y conocidos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Carlos Prendiz ’s story.