La curiosidad es vital para la productividad personal

Carla Tugues
Imagen de Pixabay

La productividad personal es un término cuya definición puede variar de acuerdo a cada persona, porque lo asociamos a resultados.

Podríamos decir que es nuestra capacidad para producir mejores resultados.

Pero yo no lo veo de esa manera. Para mi, es nuestra capacidad de convertirnos en mejores personas, que pueden lograr mejores resultados.

Para evolucionar necesitamos aprender. Si queremos ser más productivos, debemos estar dispuestos a aprender todos los días. Volver a nuestro espíritu infantil, que se maravilla con un mundo de cosas nuevas por descubrir.

La curiosidad de los niños es la que les permite llenarse de gran cantidad de información en tiempo récord. Cuando somos adultos, estamos tan metidos en nuestra mente, que dejamos de prestarle atención a aquello que desconocemos.

Comos ya somos algo, por ejemplo, diseñador, nos quedamos en una burbuja informativa que limita totalmente nuestras posibilidades de avanzar. Nos esforzamos tantos años en aprender algo, que pareciera que nos de miedo aprender más.

A mi me daba miedo atreverme a buscar en otros campos porque estaba casada con mi profesión. No quería volver a escuchar el típico, ¿vas a cambiar otra vez?. Pero, en el fondo, ese sueño con el que me había comprometido ya no me hacía feliz.

Al final, me armé de valor y decidí empezar a escribir. Por supuesto que lo tenía todo por aprender. Allí apareció mi curiosidad. Nunca había sentido tanta motivación.

Me convertí en una máquina de producción. En un año hice cosas que jamás imaginé. Hoy, no solo hago mucho más que antes sino que tengo tiempo para vivir.

Lo mejor, no es sólo que ahora puedo producir haciendo otra cosa, sino que me convertí en una estudiante empedernida y me pican las manos por aprender a hacer cosas nuevas.

Así funciona la curiosidad, como un músculo. Mientras más la usamos, más la fortalecemos y más queremos conocer. Puede llegar a un punto en que la belleza de lo desconocido sea una verdadera fuente de felicidad.

Un niño no necesita mucho para ser feliz, nosotros tampoco. Alimentar nuestra curiosidad nos conecta con la maravilla de tener un cerebro para pensar y cinco sentidos para percibir la belleza del mundo que nos rodea.

No importa nuestra edad, si dejamos que se atrofie nuestra curiosidad, terminaremos en una mente cerrada y muy difícil de complacer. Por el contrario, si la fortalecemos a diario, tendremos una mente abierta a nuevas posibilidades que pueden llenar nuestro tiempo de cosas extraordinarias.

Nunca es tarde para empezar a hacer de cada día, el mejor de nuestras vidas.

Y la curiosidad es la perfecta compañía.

Carla Tugues

Written by

Writer | Designer | Eco-artist | Brain lover | Sushi hater | Life is the most precious gift. Why do we wait for our deaths if we can enjoy every second we have?

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade