#PriceTag

“Forget about the price tag!” reza la canción de Jessie J. Tal vez esta sentencia pueda ser el punto de partida para asegurar que el precio es alto y muy pocos lo podemos costear.

Muchas veces en el terreno de la moda todo es “about the price tag”. La mayoría de las cosas se basan en el lujoso esplendor y máxima calidad de piezas y productos deseados por todos. Por suerte, con el pasar del tiempo las cosas se han hecho un tanto más “democráticas” para acerarse a nosotros de manera accesible y hasta cotidiana.

Principalmente se lo debemos a las colecciones Prêt-à-porter que hoy por hoy es lo más vendido en términos que se traducen a grandes colecciones de reconocidos diseñadores y que a veces se alejan del dramático, pero igualmente encantador, haute couture.

Sin embargo, qué pasa con los mortales amantes de la moda que no contamos con el presupuesto necesario para adquirir aunque sea una simple franela de Chanel o Dior. Quizá la respuesta está en el perfeccionamiento del ojo. Sí, la vista por supuesto, es tiempo que afinemos nuestras visiones y sepamos reconocer la buena calidad en prendas de segunda mano.

Para ser franco mi mayor estándar radica en piezas de tiendas departamentales internacionales como Zara o H&M, no mucho más. Deseo con ansias ampliar mis adquisiciones y poder costear prendas de lujo. Pero mi realidad no lo permite por los momentos.

De igual manera no entro en pánico, he aprendido a trabajar por lo que se quiere y a desarrollar visiones fashionistas para indumentarias que se adapten a mi bolsillo. Algunas vez escuché “la vida se basa en el arte de imitar” (palabras más, palabras menos). De allí supe lo que tenía que hacer con mi guardarropa.

Con suma precisión escojo piezas que despierten una empatía y cercanía inmediata, algo así como “amor a primera vista”, pero sin tanta cursilería. Acércate a ella sin miedo, agárrala con fuerzas para probar su resistencia, obsérvala bien de cerca y de lejos, tira al suelo si es necesario y detalle el estado en la que se encuentra para saber la calidad de lo que tendrás por largo tiempo.

Con plena responsabilidad te aseguro que si logras tropicalizar la oración sobre imitar la vida a emular referencias en tendencias y propuestas del universo de la moda, sabrás cómo afianzar con soltura y vistosidad la vida misma. Recuerda que no todo es “about the money money”. ¡Lets be cool kids!.