La importancia del legado encaminado al bien comùn dentro de la polìtica

En los últimos años,la realidad nacional ha estado socavada en una crisis total de carácter endògeno que ha mermado lo que debe regir a toda sociedad jerarquizada y ordenada : El bien común. Lo que sucede es que ,quienes forman parte de la cotidianidad de la vida colectiva han sido influenciados por la idiosincrasia de las individualidades, y es ahi donde entra la idea de la importancia de un legado. Particularmente,considero que el legado nace de la premisa de que el hombre en si mismo,es un animal social productor de desorden. Pero es en este desorden donde nace su creatividad,y por consiguiente,aquellos ideales que deberian estar inclinados al bien comùn,equidad y justicia social, pero lamentablemente no es asi. La pregunta que a diario me hago yo es: ¿Realmente somos animales racionales y sociales?. La respuesta es evidente dada la coyuntura en la que vivimos siempre bajo la sombra del problema de la anomia social,el individualismo y el egoismo. Nunca se ha pensado en un legado que este cohesionado con el concepto de bien comùn. El bien comùn,no solo le corresponde al estado y a la protecciòn jurìdica que el otorga a sus miembros. Este axioma tan complejo de entender por el fenòmeno de una corrosiva crisis de valores y por los estragos del sistema capitalista y neoliberal,desnudan ahora las consecuencias de lo que vivimos: Una enfrascada lucha polìtica a muerte por el poder,”cànceres sociales” como la corrupciòn,la burocracia parasitaria dentro de la estructura social y entre tantos otros que son la antìpoda de una realidad donde la cohesiòn social,la concertaciòn nacional y el consenso,deberia ser lo que como peruanos nos una para dejar un legado de prosperidad y grandeza a las futuras generaciones. Pondré en esta oportunidad como ejemplo a la polìtica. La polìtica es vista ahora como una actividad comercial dentro de la cual,el individualismo y los oportunismos,son sus emblemas. No hay polìtica que busque ser parte de un cambio holìstico y sostenible que busque el bienestar de los ciudadanos. Casos complejos como las coimas de las empresas brasileñas autoridades nacionales,la ley de control de medios,deben invitar a nuestros polìticos de facto a una autorreflexiòn y preguntarse cual es realmente el legado que quieren dejarle a una naciòn que ahora,sufre las consecuencias de la postmodernidad y del acelerado y mal manejado proceso de globalizaciòn. Por todo lo dicho ,es imprescindible que el axioma del bien comùn,nos sirva para cambiar la conciencia de nuestra naciòn. Solo asi,verdaderamente seremos capaces de adquirir justicia,dignidad,plena conciencia de nuestros derechos para dejar de tener ante el mundo,una imagen marginal y secundaria. Obremos de tal manera que nuestros actos se vuelvan una regla general para todos quienes formamos parte la vida en sociedad. De esta manera,el legado sera un pais con oportunidades y verdaderamente para todos los peruanos. Despùes de esta reflexiòn epistolar,sigo pensando en el Perù

�n’nY�

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.