Las aristas de la Innovación.

Parte de las aspiraciones de la mayoría de las empresas es la innovación, nada nuevo, desde hace décadas se aspira a obtenerla como un trofeo. Algunas dan la impresión de que perciben la innovación como un accesorio de moda, algo que puedo ponerme porque todos hablan de ello. Pero ¿Cómo se vive la innovación en el día a día? ¿Cómo se crea el ambiente adecuado para propiciar proyectos y personas innovadoras?

De inicio, se podría caer en la trampa de pensar que la innovación es una cosa mágica que luego de instituir algunas metodologías o contratar algunos consultores aparecerá por arte de magia como una meta más cumplida y acabada, un proceso terminado al que se pretendía llegar en cierto momento del año según la estrategia corporativa. Esta visión de la innovación es poco acertada. Es errónea.

Los procesos de innovación están basados en aprendizaje constante y concreto, tanto individual, como en equipo. Y aprender implica hacer preguntas. A veces preguntas incómodas, más aún cuando se cuestionan procesos institucionalizados hace años y se cuestiona a departamentos aparentemente no relacionados. Aprender implica ver la realidad desde perspectivas antes desconocidas y atreverse a probar formas distintas de operar. Aprender implica esfuerzo y salir de la zona de confort.

Aprender implica hacer preguntas lo cual requiere una seguridad poco expresada. “Psychological safety” es el término usado en inglés. Esta seguridad no la dan las metodologías, sino la cultura corporativa. Aquí, la primer arista de la innovación: la cultura. El ambiente que se respira en la compañía. Un ambiente de alta confianza, de apertura a la experimentación, de poca jerarquía, de autenticidad y cercanía, de premiar la ejecución tanto como la experimentación. Hacer preguntas implica una confianza y cercanía entre los colaboradores de la compañía sin importar los niveles.

Y ¿De quién aprendemos? De los usuarios, de los clientes. Esos que mantienen viva la compañía y a los que en pocas ocasiones se les toma en cuenta al hacer cambios institucionales. Hoy, el cliente tiene mucho poder y poca lealtad. . una cultura corporativa que promueve la innovación está enfocado en el Return of Attention- aquí la segunda arista- además del Return of Investment. Los clientes han de prestar atención a la compañía y así logramos recuperar la inversión.

Las aristas de la Innovación están interconectadas y en ocasiones son invisibles, empiezan a notarse luego de años de experimentación. Las aristas soportan la innovación y le dan forma, la elevan y la potencian. Tomarlas en cuenta alimenta el espíritu innovador de la compañía y la predispone a deleitar al cliente, es un circulo virtuoso.