Sistemas de diseño 360

A estas alturas de la película, ya nos hemos acostumbrado a mencionar en cada proyecto lo importante que es un sistema de diseño. Podemos estar meses creando una base para que luego su evolución sea efectiva.

Hemos definido una serie de componentes con los que poder construir cualquier necesidad. Tenemos una jerarquía impoluta de colores. Unos estilos tipográficos equilibrados y refinados. Unos botones dignos de ser usados… Tenemos lo denominado: Un sistema de diseño cojonudo.

No.

Nos queda más trabajo. Nos quedamos en una base que luego no evolucionamos. Una experiencia en un producto no sólo es la capa visual. Ya sabemos que entra en juego el tono dialéctico y el tono de la imagen, por ejemplo. Pero… nos olvidamos de otra parte esencial en nuestro diseño: el movimiento.

Volume Bar concept— iOS — @carlosprnt

Debemos diseñar pensando en el movimiento. El diseño estático no es opción. Podemos mejorar una experiencia gracias a las interacciones. Podemos ser capaces de ahorrar pasos en un proceso por cómo movemos al usuario por una aplicación.

Debemos preguntarnos: ¿cómo van a entrar mis capas?, ¿cómo van a ser los rollovers?, ¿cómo carga una pantalla?, ¿cómo entran mis imágenes?, ¿a qué velocidad se mueve mi carrusel?, ¿cuáles van a ser mis curvas de movimiento?, ¿cómo puedo situar mejor al usuario gracias a las interacciones?

HBO Concept — @carlosprnt

Creo que los diseñadores tenemos muchos retos que resolver aún. Las interacciones no deben ser impactos visuales, si no ayudas en una experiencia logrando un tono armónico.

Del mismo modo que menciono el movimiento, debemos tener en cuenta el sonido. Hay proyectos en los que podemos desarrollar un lenguaje sonoro característico. Podemos crear sonidos para acciones clave a las que se enfrenta el usuario. Hay situaciones en las que un tono puede apoyar un mensaje/acción. En BBVA, somos muy conscientes de ello: hemos reforzado por ejemplo, un proceso de pago móvil por NFC dónde el usuario puede que no esté mirando el dispositivo y añadimos un leve tono de confirmación/error dependiendo del estado del cobro.

Como este artículo es de 360 grados, no quiero dejar escapar tampoco el uso de la vibración. Nunca se suele pensar en utilizar tonos de vibración en procesos. ¿Y si cuando una operación sale mal, el móvil nos lo puede transmitir con una sutil vibración?

Unsplash — Edgar Castrejon

No defiendo el uso de todos los recursos a la vez, pero sí crear una lógica en la que se definan todas nuestras “armas” y se haga un estándar para nuestro sistema.

Pensemos en 360 y no nos quedemos en la superficie visual.