Dejé la universidad

Para que entiendan como llegué hasta el punto de dejar la universidad debo darles un poco de historia. Todo empezó cuando tenía 11 años y tuve mi primer ordenador, recuerdo con nostalgia cuando lo trajeron a mi casa y mis padres dijeron que debía ir un técnico al siguiente día a instalarlo, cuando mis padres volvieron a la noche ya no hacia falta un técnico ya que yo mismo en mi afán de usarlo había destapado las cajas y ya lo tenía todo conectado y funcionando, fue un momento mágico que me llevó a lo que me dedico hoy en día, aprender todo lo que tenga que ver con tecnología.

Fueron años muy activos jugando con esa máquina que al principio fue muy extraña para mi pero que después de un tiempo se convirtió en mi día a día, abrí y revisé hasta la última carpeta y programa que encontraba y me encantaba. Luego de un tiempo cuando cursaba el décimo grado en mi colegio (quinto año en algunos países) en nuestra clase de informática empezamos a ver algo que en su momento mi profesor llamaba programación y se basaba en utilizar el bloc de notas y con algunos códigos convertir un archivo de texto en una página web, recuerdo mi primer “hola mundo” como si hubiera sido ayer.

Desde el momento en que descubrí como utilizar esto hice todo lo contrario a mis compañeros de clase que sólo hacían lo que decía el profesor y abrían su archivo únicamente en las horas de clase de informática, yo desde ese día empecé a dedicar todo mi tiempo a leer sobre esto, a agregar códigos que en la clase no veíamos, a ponerle estilos CSS que fue algo que impresionó a mi profesor porque en ningún momento nos había pedido algo tan “avanzado” en la segunda clase.

Aprendí mucho, probé muchísimas cosas, saqué un 10 en la clase y terminé cobrando por hacer las páginas de algunos de mis compañeros, estaba muy orgulloso de mi mismo y descubrí mi pasión y descubrí a lo que me quería dedicar de ahí en adelante. Terminé la secundaria muy bien y empezó una de las etapas más creativas de mi vida, en ese momento al tener todo el tiempo del día disponible estaba en internet más de 10 horas al día, conocí una comunidad argentina llamada Taringa! en la cual encontré muchísima gente con gustos afines a los míos, empecé a aprender a usar software de diseño como Adobe Photoshop y Adobe Ilustrator, leía mucho sobre tecnología, diseño y programación, fundé una comunidad en Taringa! llamada Post Design que rápidamente llegó a los 2.000 miembros, empecé a tener también miles de seguidores y yo era una de las estrellas de diseño y código en la antigua Taringa. Eso me llevó a crear un blog de la misma comunidad en el cual yo publicaba notas y compartía recursos, el blog superó las 100mil visitas luego de poco tiempo.

Luego de esto todo se empezó a poner color de hormiga, mis padres no estaban muy felices de verme en el ordenador todo el día, ellos no entendían todo lo que yo estaba haciendo y decidí que quería estudiar Ingeniería Informática, se lo comenté a mis padres y no les gustó mucho la idea debido a que en ese tiempo esa carrera universitaria estaba tomando muy mala fama de que no servía para nada y mis padres y familiares eran fieles creyentes de esto, luego de algunas peleas y buscar un poco en algunas universidades terminé inscribiendome en Ingeniería Electrónica donde para mi tranquilidad en los dos primeros semestres se veía cálculo del mismo que había visto en el colegio y veía algunas clases de lógica y algoritmos a las que me encantaba asistir y en las que destaqué mucho, recuerdo que el profesor no me hizo presentar el último parcial sino que al contrario me nombró tutor para ayudarle a mis compañeros que tenían dificultades con la materia.

En el tercer semestre todo se complicó, de las siete materias que veía, seis no me gustaban y me empezó a ir realmente mal así que convencí a mis padres para que me dejaran cambiar de carrera a lo cual sólo aceptaron cuando me cambié a la carrera en lo que trabaja mi padre, Ingeniería Electromecánica. Esta fue una de las peores decisiones que pude tomar, en esa carrera no había una sola materia que me gustara pero mis padres no aceptarían ningún cambio más así que tuve que soportarlo un tiempo y para intentar hacerlo bien tuve que dejar todo lo que me gustaba y dedicarme completamente a mi carrera.

Sobre el año 2014 yo estaba en mis primeros meses de ingeniería electromecánica pero debido a mi afición a la tecnología y a estar todo el tiempo leyendo sobre esto le ponía muy poca atención a la universidad porque la verdad no me interesaba, en esa búsqueda de cosas terminé viendo en Youtube un vídeo que me llevaría a conocer la comunidad que cambiaría mi vida, en ese momento se llamaba la comunidad Mejorando.la que más tarde pasaría a llamarse Comunidad Platzi, el vídeo era de dos personas: Freddy Vega y Christian Van Der Henst en un Campus Party en Colombia hablando sobre la historia de internet.

Imagen tomada del blog Codesolt de mi amigo Carlos Salazar.

Me volví fanático al instante, estuve muy pendiente de su canal de Youtube, veía todos sus contenidos, tomé el curso de programación básica del año 2014 pero seguía estando al mismo tiempo en la universidad lidiando con las materias que odiaba.

Así estuve hasta comienzos del año 2016 cuando empecé a estar más activamente en el canal de Slack de la comunidad Platzi donde empecé a estar más cerca al equipo, conocí muchas personas y a Juan David Castro quien se convertiría en uno de mis mejores amigos, el cual por el hecho de ser el estudiante activo más joven de Platzi fue invitado a las oficinas, él mismo se tomó la molestia de hablar con quien lo había invitado a las oficinas para decirle que si podría llevar a un amigo y así fue como terminé viajando desde mi ciudad Bucaramanga hasta Bogotá con un viaje de más de 7 horas y con mis padres odiándome por eso ya que no iba con mucho dinero y jamás había ido a Bogotá.

Valió la pena totalmente, conocí a mi amigo más cercano y aparte de eso pude conocer las oficinas de Platzi, era un sueño para mi, conocí a algunos miembros del equipo los cuales luego de un tiempo terminarían siendo mis amigos, nos dieron algunos obsequios y estaba muy feliz por eso, conocí a uno de mis ídolos, el CEO de Platzi: Freddy Vega a quién le pude comentar lo que estaba pasando con mi vida. Ese mismo día sabía que no estaba haciendo lo correcto y dado que soy un fiel seguidor de la filosofía de Steve Jobs, recordé una de sus citas que tanto me gustaban y decidí llevarla a cabo:

“Tu trabajo va a llenar gran parte de tu vida, y la única forma de estar realmente satisfecho con él es hacer lo que creas que es un gran trabajo. Y la única manera de hacer un trabajo genial es amar lo que haces. Si no lo has encontrado, sigue buscando. No te detengas.”

Cuando regresé a mi ciudad luego de ese viaje decidí comentárselo a mis padres, quería dejar la universidad, se lo tomaron muy mal, estaban muy desilusionados por el tiempo que había perdido y casi que me dejaron de hablar por algunos días pero yo en mi interior sabía que debía hacerlo, no había algo que ellos me dijeran que me hiciera cambiar de opinión.

Estuve algunos días realmente perdido, no sabía por donde empezar así que lo primero que hice fue empezar a dedicar todo mi tiempo libre a retomar todos los conocimientos que por culpa de la universidad había olvidado y empecé a buscar la forma de irme a vivir a Bogotá porque sentía que allí tendría mas oportunidades y aparte no tendría que estar viendo la cara de desilusión de mis padres todos los días sino ir a hacer algo que los hiciera cambiar de opinión con respecto a mi decisión.

Gracias a Freddy conseguí trabajo muy rápidamente en una agencia en la que mi trabajo era diseñador al principio pero al final terminé programando ya que se me daba mucho mejor, el único problema era que en esta agencia yo era el único que tenía conocimientos de programación y eso me restringía mucho debido a que no tenía nadie a quien preguntar en caso de algún error más que a mis amigos del Team Platzi que no siempre tenían tiempo para responder. Afortunadamente pude cumplir con todo lo que me pedían, estuve expuesto a muchos retos que me llevaban a tener que investigar, leer y probar muchas cosas por lo que aprendí mucho en muchas cosas que nunca había manejado pero que al ser proyectos reales sabía que debía hacerlo lo mejor posible, una experiencia increíble.

Algo muy importante y por lo que debí dejar el trabajo fue por que en mi afán de leer, investigar y aprender terminé en un programa de expertos en productos de Google del cual ahora soy parte y para el cual fui invitado a la ciudad de Madrid (España), si, otro sueño hecho realidad, este viaje fue hace apenas unos días, me dio la oportunidad de conocer algunos países de Europa, su cultura, su gente, su gastronomía y me encantó, ahora una de mis metas es irme a vivir a alguno de estos países y se que tarde o temprano lo lograré.

Foto del evento de Google en Madrid (España). Un momento realmente increíble.

Ahora estoy de vuelta en mi ciudad, estoy como al principio de este año pero con muchas experiencias increíbles que no habría podido tener si hubiera seguido en la universidad, con muchos más amigos que antes y no amigos normales sino amigos que me ayudan a crecer mucho, algo perdido pero estudiando en todo mi tiempo libre con la ilusión todavía de que podré hacer sentir a mis padres de que la decisión de dejar la universidad fue la correcta y de que podré encontrar una empresa que me ayude a crecer como persona y como profesional. Los dejo con otra frase de Steve Jobs que me gusta mucho y espero que también estén de acuerdo en mi decisión.

No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición. Ellos ya saben de algún modo en qué quieres convertirte realmente. Todo lo demás es secundario.”

Oct. 2017. Como update, desde hace varios meses me encuentro trabajando como Lead Frontend Developer en una gran empresa multinacional llamada DDB desde la ciudad de Bogotá (Colombia) donde he podido demostrar todas mis cualidades y en la que me siento muy a gusto ya que tengo un gran equipo y un ambiente de trabajo excepcional, sigo firme en mi decisión de que dejar la universidad fue una de las más difíciles pero acertadas decisiones de mi vida.

Puedes encontrarme en Twitter como @icarlossz y muchas gracias por leer hasta acá.