La educación puede resucitar la Zona 5

El recinto de Ocio, en estado de abandono, principal opción para albergar la nueva Guardería Pública propuesta para la Villa ibense

Es un sábado cualquiera en el sureste de Ibi, la villa del juguete, y en la antigua Zona de Ocio, donde hace años había fiesta y alcohol, ahora nos encontramos con un panorama de soledad, locales vacíos y matorrales que lo cubren todo a su alrededor. Antes podíamos encontrar discotecas como La Diosa, La Colmena, El Salem, La Glass o la Mabaru House Music puede que en un futuro encontremos un cartel donde ponga Guardería Pública, con niños corriendo en su interior y profesores cuidando de ellos.

Ayer, fiesta

En diciembre de 2010 la Zona de Ocio se hacía un hueco entre la juventud ibense. La Villa del juguete era conocida, 15 años atrás, en toda la comarca como el pueblo con más ambiente de fiesta. Se contabilizaban alrededor de una decena de Pubs. Tras esos años de bonanza, la legislación cambió y el ocio nocturno del pueblo quedó a la deriva y “varias generaciones se quedaron sin poder salir en su propio pueblo” afirma Rubén Barea, dueño de un local en aquella Zona de Ocio. A raíz de estos malos años, el ayuntamiento, con la ayuda del Plan E de J.L. Rodríguez Zapatero, decidió crear una zona en la que se construiría un recinto capaz de albergar cinco discotecas alejadas del centro para evitar molestias a los vecinos de la localidad.

La antigua Zona de Ocio en Ibi. Fuente: PSOE Ibi

Declive a partir del primer año

“El primer año fue bueno, pero nuestro fallo fue reinvertir en mejoras para el local, porque como en la mayoría de pueblos, la gente se cansa muy rápido de las novedades”, afirmaba R. Barea, ya que los ingresos de los establecimientos fueron descendiendo, La Glass cambió de dueño y pasó a ser Exciting e incluso tres de las cinco discotecas llegaron a desaparecer (La Salem, La Colmena y La Diosa).

“El concepto de discoteca puede que también afectara al estilo de negocio” comentaba Rubén Barea, refiriéndose al cambio en el modo de salir de los jóvenes de hoy en día, que prefieren estar más tranquilos en los Pubs, los actuales lugares de moda, a diferencia de las discotecas antiguas como KKO o Revival, por ejemplo.

“La gente joven no era consciente de los gastos que tenían los locales con esas características” Rubén Barea, antiguo dueño de Mabaru

Como indica Maria José Herrero, edil de educación, “En los solares cercanos iba un proyecto que de haber salido hubiese ayudado bastante a la zona de ocio”. El plan montado por el PP para las elecciones de 2007, podría haber acabado con otro de los problemas de la, como era conocida popularmente, Zona 5. Y es que, los jóvenes bajaban sus coches y aparcaban en la puerta, encendían la música en los vehículos y hacían botellón. Como comenta R. Barea: “La gente joven no era consciente de los gastos que tenían los locales con esas características”. “La gente bajaba sobre las 12 y hacía botellón en la puerta, luego entraban a bailar, pero no consumía casi nadie en el interior”, cuenta Laura Beneyto, madre de un niño que no obtuvo plaza en la guardería pública El Salvador. Esta situación acabó provocando el cierre de las tres discotecas que aún aguantaban en 2014.

“Es un proyecto que solo aparece durante las campañas para engañar a sus propios vecinos y luego lo vuelven a guardar en los cajones de los despachos hasta dentro de cuatro años” protesta el PSOE Ibense en su página web. Fuente: PSOE Ibi

Hoy, nada

Desde 2014, la situación de la Zona de Ocio es desoladora, una nave abandonada en medio de solares vacíos y con maleza que llega a superar los dos metros de altura. Sólo queda la terraza abandonada y desvalijada de Mabaru House Music en la parte trasera del recinto, suciedad y carteles rotos en la delantera. A pesar de este estado de abandono, hay jóvenes que siguen utilizando este espacio para realizar botellón los fines de semana cuando cierran los pubs del centro del pueblo. Sin ir más lejos, hace dos meses se creó un grupo de Whatsapp en el que llegaron a haber más de 200 personas en una quedada para realizar un botellón multitudinario en los exteriores de la Zona de Ocio.

Cristaleras rotas y material arrancado en la terraza de Mabaru. Fuente: Carlos Valero
La situación actual de la Zona de Ocio es desoladora

Mañana, ¿niños?

Y es que parece que este recinto sea perfecto para albergar una Guardería Infantil, como comenta Maria José Herrero: “La Zona de Ocio, a día de hoy, son cinco locales climatizados que podrían dar mucho juego” y al estar construida “necesita menos inversión” afirma R. Barea. La cercanía a los polígonos industriales es un factor favor de este emplazamiento por el gran número de puestos de trabajo que hay en esa zona.

Exteriores de la Zona de Ocio con los 5 locales climatizados. Fuente: Carlos Valero

El ayuntamiento se plantea esta medida porque la Escuela Infantil El Salvador solamente oferta 58 plazas y el número de peticiones de plazas para el curso 2016–2017 fue de 150 niños, casi el triple, según el propio colegio. R. Barea califica de “ridículo” el número de plazas que hay para una población como Ibi, L. Beneyto protestaba: “no puede ser que en un pueblo con 23.000 habitantes se oferten 58 plazas públicas para niños menores de 3 años”. El colegio Cervantes ha cedido una aula al ayuntamiento “para ampliar las plazas y se ha podido meter ahí una clase más” comenta M.J. Herrero.

“No puede ser que hayan 58 plazas para un pueblo de 23.000 habitantes” , protestaba Laura Beneyto

Es difícil que el proyecto sea aceptado por la Consellería porque como apuntaba M.J. Herrero: “el gobierno valenciano va a construir sólo cuatro escuelas en toda la comunidad valenciana este año”, o como bien comenta R. Barea: “Consellería se encuentra en una situación en la que no tiene mucho dinero”. Laura B., la madre sin plaza para su hijo, afirma desilusionada: “Según el Ayuntamiento, desde Valencia ven difícil que se lleve a cabo este proyecto, aunque sea una necesidad”.

En el pueblo de Ibi hacen falta plazas escolares para niños menores de tres años, por lo que la Guardería Pública en la Zona de Ocio no es un capricho del Ayuntamiento actual, así que la realización de este plan es necesaria y contaría con un gran apoyo ciudadano, algo de lo que no duda Rubén Barea: “Estoy seguro del éxito de este proyecto”.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.