El postureo y la sinceridad

Todos aquellos que piensan que la política tiene un sentido amplio (se hace política cuando se trata a todos por igual, cuando se es corresponsable con los bienes comunes, cuando se es educado…) no pueden menos que sonreír cuando otros les dicen que no se metan en política. Simplemente porque ya están metidos y no hacerlo sería tanto como amputarse una parte de sí mismos.

Claro está que hoy apenas nadie ve así el hacer política. Estamos en una época donde el postureo gana a la sinceridad; donde se entiende la política solo desde la posibilidad de adquirir poder o empleo y con ello un salario; De salvar un ego, más o menos desarrollado…

Yo conocí la vida en las Cortes Generales, desde 1996 hasta el 2000. Fui Diputada por Cáceres en el Congreso y Vicepresidenta en la Comisión de Infraestructuras (allí conocí a Jesús Posada de Presidente de ésta), pero al ser Portavoz en la Comisión Mixta de I+D iba muchas veces al Senado, por estar constituida por diputados y senadores. Con sus certezas y fallos, nada tenía que ver con lo de ahora. El respeto era una máxima y el juego limpio ganaba al sucio. Las Instituciones deben ser garantes SIEMPRE, en una sociedad vertebrada. Sin vertebración no hay progreso social. Sin progreso, mucha gente no puede vivir dignamente. Y el desorden social no conviene a nadie, ni a los poderosos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Carmen Heras Pablo’s story.