En mis principios no existe idea, por absurda que sea, de permitir el egoísmo, mismo del que usted sufre sin piedad; aún sabiendo de dicho defecto que resulta ser sensual, habré de reconocer, es difícil seguir disfrutando del camino a su lado.

Sin más, me llevo el buen sentir de los instantes juntos, de aquellos disparates y todo lo que conlleva lo que fuimos.

Extrañaré, sin duda, cada noche el acecho del calor de su cuerpo.

Recomiendo una separación indiscutible, reacción certera, basada en los últimos segundos a su lado.

Mi más sincero cariño y aprecio.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.