La tendencia orgánica en la moda.

Primer acto:

Jean Paul Gaultier. Last show of Ready-to-wear.

Jean Paul Gaultier anuncia el fin de su participación en la producción de diseño Ready-to-wear. Su última presentación fue en septiembre del 2014, marcando éste evento como “El fin de una era”.

El diseñador declaró en una entrevista para el GlobalNews en Abril del 2015 que Demasiada ropa, mata la ropa.

El motivo de su salida a éste sector se origina en el acelerado movimiento que el Redy-to-wear exige, lo cual implica poder producir 16 colecciones al año, aproximadamente. Por lo que ahora, decide destinar toda su creatividad a la Alta costura.

Segundo acto:

Marc Jacobs, cierra Marc by Marc Jacobs.

Respecto a este evento, aun no hay información declarada por el diseñador o por la firma de lujo a la que recientemente se incorporó (LVMH). Sin embargo, respecto a los hechos, el diseñador dice adiós a los precios para mortales, a pesar de haber declarado para Vogue que sus planes futuros son lograr expandir su mercado en Marc Jacobs o una marca nueva que alcance un parámetro de pobre a rico.

Tercer Acto:

Imagen recuperada de Elle.com. Cortesía de YSL.

Con la incorporación de Hedi Slimane a Saint Laurent, al parecer la marca ha alcanzado la estabilidad que necesitaba, esto claro, después de unos años de turbulencia con otros diseñadores y otros mas de prueba con Slimane. Sin embargo, a pesar de las críticas de originalidad que tuvo el director creativo en su última colección de Ready-to-wear todo indica que sus decisiones ya producen eco en la marca y esto porqué recientemente se anuncio la reincorporación de Saint Laurent en la Alta Costura.

La decisión de salirse fue tomada por el mismo Yves Saint Laurent en el 2002, pero en 13 años el mundo cambia y la marca no iba a ser la excepción.

El cambio ha llegado para los diseñadores, o al menos se ha iniciado la duda del rumbo que están tomando, sumandose a esta lista la firma Viktor&Rolf con el cierre de su linea de Ready-to-wear.

Declaraba Gaultier que el sistema del Ready-to-wear ya no funciona. El frenesí por la producción de ropa que no se tiene la seguridad de haber suficiente mercado que la consuma crea orificios negativos en muchos aspectos: consumismo, contaminación, baja calidad del producto y en ciertos casos baja calidad de resultados por parte del director creativo.

Si la moda de lo “orgánico” ha llegado a nosotros en miles de presentaciones, la moda es una de las primeras industrias que debe recibir estos cambios, y creo que una de las maneras de trasladar lo orgánico al lenguaje de moda sería mediante la Alta Costura porque implica una producción personalizada y una reducción de calidad que entrega una calidad bestial. Por lo que necesita madurar todos sus procesos, la costura y la materia prima, al igual que lo hacen los productos orgánicos, fluir con naturalidad.