Cartas de interior

Ahora que nuestros cuerpos pertenecen a unos espacios concretos y delimitados, la palabra puede servirnos de refugio y ventana.