Sólo por el placer de hacerlo…


Llevo varios días pensando en sentarme delante del ordenador, en silencio, solo, sin más objetivos que ponerme delante de una hoja en blanco y escribir. Escribir en mi blog. En mi pequeño rincón. Escribir sobre nada, tan sólo por el placer de hacerlo, de sentir el sonido de las teclas crear un ritmo inconstante. De dar palabra a mi pensamiento. Un pensamiento sin refinar, algo sin madurar. Sólo por el placer de hacerlo. Un ejercicio de onanismo que dice de mi más de lo que quiero escuchar. Sólo son frases que quieren decir algo; sólo que aún no lo sabemos, ni yo ni mi cabeza….

Escribo sin pensar y no pienso lo que escribo. Mi cabeza retumba con cosas de la maravillosa familia que estamos formando; también me viene a la cabeza el trabajo, las cosas que se han quedado a medias, lo que quiero hacer, las ideas que se ocurren y que ni siquiera puedo llegar a comentar…

No pienso y vuelvo a sentir a las teclas dibujar una melodía arrítmica en el aire que me envuelve. Pienso en salir a correr mañana, en el olor de Óliver, en hacerle el amor a Sonia, en no lesionarme el domingo jugando al fútbol, en cosas que se apelotonan en mi cabeza, en diseñar, en dibujar, en componer… en escribir algo, lo que sea, sólo por el placer de hacerlo…

Escribo mientras imagino cómo es el mundo que ve Óliver; cómo me ve a mi, qué piensa y qué pensará cuando crezca. Pienso en salir al campo todos juntos. Pienso en el sol y el aire, en la montaña, en cerveza y en la playa. Pienso en un día de lluvia golpeando las ventanas y mis manos acurrucadas dentro de la camiseta de Sonia mientras nos refugiamos bajo una manta en el sofá.

Escribo y me asaltan recuerdos de amigos que hace tiempo que no veo. De personas que se quedaron atrás. De gente que seguro ni siquiera recuerdan mi nombre y personas que ojalá pudiera olvidar. Golpeo las teclas y desaparecen con cada nueva palabra que escribo.

Escribo sin pensar, sólo por el placer de hacerlo…
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Diego Seara’s story.