El poder del amor – (Instrumental – James Rhodes)

Más que una autobiografía Instrumental es una patada en el estómago, es dura, tremenda en lo que cuenta y quizás no apta para todo tipo de lectores. Sin embargo, cuando acabas de leerla lo que sientes es ganas de vivir, ganas de crear, escribir, pintar, componer, cualquier actividad que nos saque de nuestra rutina de visa, también amar. Y, sobre todo, es una canto de amor a la música clásica que le salvó de una muerte esperada por todas los que le rodean.

Rhodes es joven todavía, es un exitoso y carismático pianista, una celebridad en Inglaterra que se codea con sus famosísimos amigos Benedict Cumberbatch y Stephen Fry. Pero no corramos, porque ese es el final de la historia. El principio es mucho más duro y denunciable, James Rhodes fue sometido a abusos sexuales por su profesor de boxeo, fue violado desde los seis años y durante cinco largos años. Aquí está el centro de su vida, de su historia, que desde ese mismo momento hará gravitar sobre todo lo que haga y le llevará por un camino de de autodestrucción, de alcohol, drogas, de intentos de juicio (hasta tres), situándolo al borde de una muerte segura.

No suena muy prometedor contado así, pero en libro y en su vida la luz acaba venciendo y pequeños ángeles saldrán en su ayuda hasta que consiga sobrevivir en base a contar y asumir la verdad, las violaciones y desde el reconocimiento afrontarlas y liberarse del sentimiento de culpa que le ha perseguido. Es un libro necesario, debería ser obligatorio, para que alcancemos a comprender lo que significa el abuso infantil, sus efectos devastadores en un niño, físicos y psicológicos. No menosprecien los primeros, es desasosegaste oír que más que todavía tiene secuelas físicas de aquella brutalidad, el cuerpo nunca olvida, nos dice Rhodes.

En el camino se casa, tiene un hijo, un maestro en Verona (Italia), un trabajo en la City y vuelta a la autodestrucción. La vida sigue y su lucha está destinada a sucumbir bajo la culpa y la imposibilidad de relacionarse normalmente con los demás. En la desesperanza surge la música que primero le hace ver otro mundo y más tarde le obliga a ir hacia él. Al final el poder del amor acudirá a su rescate, el amor a la música, el amor de la amistad (ese loco canadiense Denis) y finalmente el amor de la que será su segunda esposa.

Es un libro desgarrador, con una historia que no deseas leer, pero que finalmente te insufla de esperanza y de fuerza para poder acometer cualquier nuevo proyecto. Te obliga a reaccionar. Con su carisma Rhodes nos contagia y nos lleva desde su infierno personal hasta un mundo más habitable, mejor.

Un consejo final, si puede lea este libro mientras escucha alguna de las grabaciones de Rhodes, su interpretación de la Chacona de Bach es sencillamente impresionante.

“Encontremos de lo que nos encante y dejemos que nos mate”

Lean a Rhodes y luego me cuentan

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Luis Catalá’s story.