Dale luz al instante: Luis Alberto Spinetta

By Rolling Stone

“Figurate que pierdes la cabeza”, canta un pibe flaco de 19 años en el Bajo Belgrano. Un pibe que se convertiría en una de las más grandes figuras argentinas de la época. Pero en 1969, era solo un pibe flaco que empezaba a componer los reconocidos temas de Almendra, una banda que sería precursora, junto a Los Gatos, del rock nacional.

Luis Alberto Spinetta, conocido como “El Flaco”, sintió su vocación por la música desde chico. En los cumpleaños o acontecimientos familiares siempre cantaba algún tanguito, contaba en una entrevista para Página 12 en noviembre del 1999. Otra anécdota típica de su infancia es el himno que le compuso a Sarmiento a los cuatro años.

Fue un cantante, guitarrista, poeta, escritor y compositor de rock, considerado uno de los músicos más importantes y respetados en Hispanoamérica. Fue líder de los grupos Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Spinetta Jade y Spinetta y los Socios del Desierto. En 2009, ganó el Gardel de Oro, el más importante del país en lo musical. Su álbum Artaud (1973), fue considerado por la revista Rolling Stone en el año 2007 como el mejor de la historia del rock argentino.

Nació el 23 de enero de 1950 en el barrio de Núñez, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. “El Flaco” tuvo cuatro hijos: Dante Spinetta, Vera Spinetta, Catarina Spinetta y Valentino Spinetta. Su padre Luis Santiago Spinetta, era un cantante de tangos aficionado, que llegó a formar un grupo acompañado por guitarristas, y a cantar en algunas radios bajo los seudónimos de Luis Martínez Solar o Carlos Omar.

“En algunos momentos pareciera que el rock tiene la clave para allanar los problemas que nos aquejan, pero en general todo se ha envilecido por los artistas con deseo de enriquecerse y figurar. El ego se ha impuesto sobre el talento. Los músicos de rock que hacen música estúpida se llenan de dinero, mientras que los poetas y artistas valiosos llevan una vida bastante dura”, dijo Spinetta en una entrevista para El comercio, un diario peruano en julio de 2002.

Luis Alberto falleció en el 2012 a los 62 años a causa de un cáncer de pulmón. El cigarrillo fue uno de sus mayores vicios. Sus cenizas fueron arrojadas al Río de la Plata siguiendo la última voluntad del músico, cerca del Parque de la Memoria de Buenos Aires construido para recordar a los desaparecidos en la última dictadura militar (1976–1983).

“Yo recuerdo cuando lo escuché componer ‘Figuración’ con una criolla, y quedé anonadado. Esa poesía, ese ‘perder la cabeza’ era lo que estábamos buscando(..). Y lo cantaba un chico de 17, sin anfetaminas, sin locura, sin paranoia. Lo cantaba desde el despertar al universo al que después describiría como ‘mágico y misterioso mundo’”, dijo el músico Pipo Lernoud en una entrevista para Rolling Stone.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Catalina Roig’s story.