MATIENZO: 8 AÑOS, 8 HISTORIAS

Un puñado de historias entretejidas en los pasillos de nuestra casa.

Marcos Perearnau, director, dramaturgo y actor

“Los conté. Son 10 los proyectos y obras que hice con ustedes en 8 años. Son una banda, son una banda ustedes, somos una banda. Como la bandada de gansos de la obra En adelante, orientemos los recuerdos hacia adelante.”

Martín Garabal, actor, director, conductor, dibujante

“Matienzo es mi casa, un lugar que siempre me da la bienvenida. Hice radio en Colmena durante casi tres años, presenté mis programas, vi peliculas, bailé y escuché las mejores bandas. Un espacio necesario que es parada obligatoria para cualquiera que quiera pasar un buen rato.
Matienzo cumple 8 años y ya hizo más cosas que cualquier nene de esa edad. Feliz cumple Mati.”

Gonzalo Facundo López, director escénico

Lo escénico es también una excusa para pensarnos. En el taller de dirección escénica, lo primero es el deseo y la sinceridad. En el primer grupo del taller, hubo una alumna escenógrafa y vestuarista que no sabía bien qué quería de la dirección ni por qué. En las clases fuimos metiéndonos de a poco en su pregunta. El universo visual que la convocaba no tenía que ver con la ficción, sino con la puesta en espacio de un material que la interpelara sensiblemente. Era noviembre y se acercaba el cumpleaños de su sobrino de 5 años. Bruno quería un cumpleaños de zombies y ella quería encontrar una excusa para disponer cuerpos en el espacio. Así sucedió “El cumpleaños de Bruno”, una performance sobre un niño de cinco años, festejando su cumpleaños en vivo. Telarañas rodeaban el auditorio de Matienzo, sillas fuera de la zona de las butacas ubicadas para estar dentro del acontecimiento esperaban a los espectadores, recibidos por anfitriones con Coca-Cola en vasitos de plástico. Bruno, como un reality show asistido por actores disponiendo su cuerpo para la ocasión, iniciaba una nueva etapa de su vida dentro y fuera del teatro. Era difícil saber qué podía pasar con él en el momento en que el público se acercara y él se volviera obra. Lejos de toda suposición, Bruno salió a escena y empezó a bailar “Thriller” de Michael Jackson de una forma sobrenatural. Nada de eso estaba previsto. Bruno se adueñó del espacio escénico. Lo hizo porque todo estaba dispuesto para que sucediera. En ese momento, entendimos que lo escénico puede estar más cerca de lo que pensamos y que el teatro ya forma parte de nuestras vidas. Solo hay que poder verlo.

Candelaria Sesin, directora

Matienzo viejo y querido, crece con nosotros. Pensar en todas las cosas que hice o vi en el Matienzo es un pantallaso por casi toda mi historia en Buenos Aires. Actué en la terraza los martes de un verano, hice la caminata lunar como astronauta en la sala chica de la vieja sede en la 2º edición del Porvenir, anduve en bicicleta en el auditorio, fui reemplazo de ultimo momento, hice temporada con La Pose, fui a ver teatro, a escuchar bandas, a reuniones, escuché su radio, fui a fiestas, charle con un montón de amigos, y dirigí este año en la 8º edición del Porvenir mi primer trabajo, ICHO CRUZ, una de las cosas mas hermosas que me pasaron. En Matienzo pasan cosas todo el tiempo, y como digo siempre que hablo del espacio: Cambian el mapa, lo transforman. ¡Larga vida al Matienzo y toda su familia!

Agustín Toscano, realizador audiovisual

Venimos del teatro y la interacción entre artistas y publico sería nuestro patrimonio más antiguo. Sin embargo, desde que estamos metidos en el cine, la convivencia artística se esfumó. La primera vez que alguien nos invito a charlar, comer, debatir y programar, fue el Matienzo, desde el proyecto Plano Contra Plano. Mediante la generosa invitación de Daniel Hendler quedamos enganchados a una cadena de diálogo abierto entre cineasta y cineasta, y entre cineastas y público, que fue de enorme aprendizaje emocional. Con un pequeño gesto curatorial le dieron al quehacer cinematográfico un ámbito del que carece, el efecto convivial.
Fue muy grato y estoy muy contento de formar parte. Feliz cumpleaños a todos los que llevan adelante este oasis. Salud!

Ezequiel Radusky, realizador audiovisual

Desde que comencé a hacer teatro, pasando por todo tipo de otras actividades artísticas, hasta terminar en el cine, siempre fui autogestor, trabajando en grupo o solo. Muchas veces me topé con espacios que me abrieron sus puertas y en los cuales sentí un enorme agradecimiento por la manera de tratarme, tanto a mí como a mis compañeros de grupo. Muchas veces soñamos con sostener nuestro propio espacio, alguna vez lo intentamos, pero la vida nos fue llevando por caminos distintos. Llevar un espacio que albergue arte es un trabajo tan complicado y demandante, en muchos casos, como hacer una obra. Cuando estrenamos Los Dueños con Agustín Toscano, mi socio de toda la vida, rápidamente se nos presentó la posibilidad de mostrar la película ahí, pero no se dio por razones que no vienen al caso. Pero finalmente lo logramos, y fue una experiencia muy buena. Sentirse tan bien tratado a la hora de presentar tu obra es una sensación hermosa. Y sobre todo si los gestores son personas de tu misma edad, o más chicos, personas que están luchando para que el arte tenga un lugar importante en este mundo. Celebro que cumplan 8 años y espero que lleguen a los 16, a los 24, a los 32…

Nicolás Enriori García, de “Te quiero verde”, huerta orgánica

“Desde que comencé con los cursos ya capacitamos a mas de 100 personas para que se animen a tener una huerta (desde 10 m2 hasta una macetita en una ventana) en la Ciudad. A lo largo de los cursos, los alumnos nunca me creen cuando intento explicarles que la lechuga o el rabanito tienen flores y frutos… así que ya tengo preparada una foto para mostrarles. Parece increíble, pero el argumento siempre es el mismo: “nunca vi una lechuga con flores!”… así que después de mostrarla, les explico que no las vemos porque se cosechan antes de que florezcan ya que consumimos otras partes.”

Néstor Frenkel, realizador audiovisual

“Mi experiencia en las veces que organizamos proyecciones en el Matienzo (primero en la calle Matienzo propiamente dicha, después en la sede nueva) fue buenísima. Encontré un grupo de gente llena de energía y entusiasmo, que no paran de organizar y gestionar todo tipo de acciones, y un público interesado, que confía en lo que este espacio propone. Me alegra haber estado presente y que me hayan tenido en cuenta estos años, y espero a futuro seguir formando parte de quienes tenemos el privilegio de compartir nuestro trabajo ahí. Feliz Cumpleaños!!”

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.