#aLaCuentaDeTres: La Sasha se queda

Hace dos años adoptamos a Sasha, una perrita labrador que había sido abandonada en plena calle. Una vecina nos dijo que ella y otros compañeros de oficina tenían días de darle de comer, que nadie llegó nunca por ella y que aunque se iba a ratos, luego volvía.

L y E, mis hijos de 11 y 6 en ese momento, se pusieron felices al enterarse de la llegada de este nuevo miembro a la familia. El tiempo fue pasando y aunque al principio sobraron las promesas de cuidarla y jugar con ella, la rutina nos venció a todos.

Sasha, abril de 2016.

La Sasha es una perrita joven y por lo tanto juguetona. Sabíamos que como familia necesitábamos ser disciplinados para darle atención, jugar con ella y sacarla a pasear pero entre las tareas de los niños y las obligaciones laborales de los adultos las necesidades de nuestra mascota se fueron quedando en el olvido.

El resultado: muchas travesuras que incluyeron zapatos, lentes para nadar, pantuflas y muchas otras cosas destruídas. La Sasha se empezó a convertir en una perrita nerviosa y a ratos malhumorada.

Así que con mucha pena empezamos a buscarle un lugar, otra familia o un albergue donde pudieran encontrar otra familia, una que realmente pudiera atenderla como ella necesita.

Una tarde hace dos semanas convocamos a los niños y les dimos la noticia. Lo que pasó después no me lo esperaba. El pequeño lloró y el grande tenía rostro de pesar. Mi esposo A, que aún no estaba convencido de la decisión, propuso desempolvar los compromisos originales.

Así que aunque con recordatorios ahora E juega con ella y le da de comer. Es notable el compromiso que ahora demuestra. Más sorprendende aún fue la reacción de L que lleva ya dos semanas de sacarla a caminar todos los días. Como aún es un niño preadolescente temía no poder dominar a la Sasha (70 libras) pero con el collar adecuado y una actitud sorprendentemente proactiva y con mucha autoridad lo ha logrado hacer cada día con más gusto y confianza en sí mismo.

Ganamos todos. Una batalla menos que pelear y eso en una familia se agradece mucho.

Este es el primero de muchas publicaciones que en adelante haré sobre temas de familia. Gracias por leer y sobre todo por compartir.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Claudia Cruz’s story.