Participación al alcance de todos.

Los medios digitales han revolucionado nuestro estilo de vida y la forma en la que nos relacionamos con nuestro entorno. Han cambiado para siempre las relaciones personales, la forma en la que se comunican las empresas con sus stakeholders, la forma en la que accedemos a la cultura y también las relaciones que los gobernantes mantienen con sus representados. La inmediatez, la democratización de su acceso y el poder que da ser un generador de noticias convierten al ciudadano en alguien poderoso. Las redes sociales multiplican sus posibilidades de obtener información, participar en procesos políticos, consultas o que su opinión sea tenida en cuenta y por tanto pueden ejercer más control sobre la acción de gobierno o sobre cómo funcionan los partidos políticos o las instituciones.

Lo que ocurre en los medios digitales tiene repercusión en la vida real. Muchas noticias, polémicas, movilizaciones sociales o denuncias parten de ellos y acaban siendo portada de medios tradicionales como los periódicos o las televisiones o incluso tener su correspondiente pregunta en el Parlamento. Considero que los medios digitales mejoran por tanto la vida democrática ya que los ciudadanos por fin tienen la sensación de que su opinión cuenta, de que pueden influir, no solo votando cada 4 años, sino que su acción a golpe de click sirve para algo. Los políticos por su parte saben que no solo tienen que rendir cuentas en el Parlamento sino que están permanentemente escrutados en las Redes, tanto su gestión política como su comportamiento.

Los llamados nuevos partidos, Ciudadanos y Podemos, entendieron pronto el valor y repercusión de las redes sociales. Ha sido para ellos una herramienta estratégica más en la comunicación política, que les ha permitido alcanzar una visibilidad e influencia considerable. Hemos asistido a campañas 2.0, tocará ahora ver cómo se desarrolla una Democracia 2.0.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Carmen Culebras’s story.