Semana 5. Migrañas y bananas.

Estampa Infantil” by Gabriela Barbosa (CC BY-NC-ND 4.0)

Hola amigo/a de cuarentena obligatoria o no. ¿Cómo estás? Espero que bien.
Quiero que sepas que durante la semana voy tomando notas así llego casi lista para el envío del domingo, solo tengo que editar un poco el texto y listo.

Te mentiría si te digo que esto pasa siempre, esta semana no pasó. Si me vas a decir que esto va en contra de mi método vago para ser más productivo, te digo dos cosas, casi siempre lo uso para trabajar. Y segundo, soy una contradicción con patas, ¿me vas a decir que vos no? Me estás mintiendo.

El presidente Alberto Fernández dio una conferencia de prensa… ¿el viernes? En la que dijo no sé qué día fue porque ya no sé ni en qué día vivo. SI SEÑOR. Todos nos sentimos identificados con esa frase.

Y ahora, conectando dos cosas que nada ver, me di cuenta que si no anoto durante la semana qué fue lo más importante del día o que resaltó, lo puedo inventar, total, ¿quién se va a dar cuenta? Además, tampoco es que importa mucho.

Día 31
Mi novio no me deja decirle a nadie cuantos años tiene y cuándo es su cumpleaños, así que no voy a darte pistas de cuándo exactamente fue el día de su nacimiento, pero si te voy a decir que fue esta semana.

Lo que más odio de la gente que cumple años es que les quiero regalar cosas y nunca se que regalarles. En realidad esto pasa en cualquier fecha en la que tengo que hacer un regalo, incluso si tengo ganas de hacer uno sin ninguna fecha en particular. Me da dolor de panza. Soy malísima regalando cosas. Como todo en mi vida, lo pienso mucho. Tengo dos reglas para comprar un regalo:

1) Tiene que estar relacionado con los gustos de la persona. ODIO que te regalen cosas que nada que ver con vos, me parece desconsiderado. Quizás esto es un trauma que arrastro de chiquita, porque mi tía Yoli, la que me enseño a liberarme gritándole a la naturaleza, siempre nos regalaba cosas feas que conseguía en oferta y no podíamos cambiar.

2) Le tiene que ser útil a la persona. Es por eso que, cuando regalo muñequitos, me siento un poco mal porque el regalo se va a quedar ahí por siempre parado en un estante. Yo quiero que usen mis regalos y los lleven a todos lados.

Cuando apenas me mude con mi novio y pasamos mi primer cumpleaños conviviendo, me llevó el desayuno a la cama y me trajo mi regalo, ¿querés saber que fue? Una tostadora. Y me dijo que me la había comprado porque me gustaban mucho las tostadas y no tenía una. La historia va a quedar siempre grabada en mi memoria porque ese día me reí y me indigné en cantidades iguales.

No me puedo quejar, una vez le regale 3 kilos de gomitas para su cumpleaños. En la competencia de los peores regaladores de la historia, el primer puesto se lo lleva mi tía Yoli, después venimos mi novio y yo.

Para la navidad pasada, algo cambió y mi novio cayó con el regalo definitivo: Me compró una xbox. Así que este año, se merecía algo más que una taza de StarTrek.

Me pidió una KitchenAid (esas maquinolas para batir pero que lo hacen solas sin que vos sostengas nada).

Son muy caras, así que ya estaba volviendo a mirar tazas de StarTrek, cuando me acordé que en internet se consigue todo y decidí que iba a encontrar uno de esos aparatos a un precio medianamente razonable (igual, me iba a doler, pero ya fue).

Después de 5000 mil búsquedas en google, hojas de excel comprando precios, y usar algunos códigos de descuento que no sirvieron para nada, encontré un sitio que tenía una de estas a un precio que podía pagar sin vender un órgano. Completé mis datos y en solo 3 clicks, ya había hecho la compra.

Día 32
A las 3 de la tarde llegó la KitchenAid y mi novio tenía una sonrisa de oreja a oreja. Estaba tan contento que me puso contenta a mi. Esto es lo que más me gusta de regalar cosas, las reacciones de felicidad y sorpresa.

A la tarde cociné una torta de banana. Es mi torta preferida. Amo todo lo que tenga banana. Mis gustos de helado preferido son sambayón y banana split. En Holanda no existe el sambayón, es una pena.

La primera vez que probé una torta de banana fue en la primaria, tenía una compañera que siempre llevaba la mejor torta de banana. La muy conchuda nunca jamás quiso compartir la receta. Esta compañera era muy amiga mía, iba a la casa siempre, la quería mucho. Hasta que empezamos la secundaria, se hizo amiga de una chica que me caía mal, pasaron más cosas en el medio, me rompió el corazón, ella quedó embarazada a los 16 y a mi me terminaron rajando del colegio. Todos estos eventos están relacionados pero ahora no te voy a contar la historia porque es larga, lo dejamos para otro día.

En secreto, creo que siempre estoy probando recetas como para dar con alguna que se parezca a la torta que hacía mi compañera. Hasta ahora no tuve mucho éxito. Eso sí, la torta de banana que hice me salió muy rica.

Día 33
Miré La Odisea de Los Giles. Me di cuenta que mirar pelis argentinas me hace sentir cerca de casa. Ahora es cuando empiezo a idealizar: si estoy con una onda muy en negativa, no hay nada que me reconforte más que pensar en que soy argentina. Creo que nos caracterizamos por improvisar, atar cosas con alambre, arreglárselas siempre con algo y a mi eso me parece muy esperanzador. Somos muy vivarachos en muchas cosas y eso me fascina, porque todavía no conocí gente tan vivaracha como nosotros.

Día 34
¿Alguna vez tuviste migrañas? Seguro que sí, pero lo que quizás no sabías es que te puede agarrar una migraña imitando los síntomas de un ACV. Como me pasa a mi.
Se llaman migrañas hemipléjicas porque, básicamente, no podés mover la mitad del cuerpo, entonces los médico muchas veces piensan que tenés un ACV. Y si igualmente saben que tenés esas migrañas, te tienen que chequear igual porque no hay forma de saber si estás teniendo un ACV (u otro problema en el cerebro) sin hacer un escaneo del cerebro.

Hay muchos tipos de migrañas, las que tienen aura por ejemplo, son unas re locas en las que empezás a ver puntitos, destellos de luz, etc. (de ahí el aura) que vienen antes de la migraña, es como que te dan un pequeño aviso. Una sola vez tuve migraña con aura y fue muy flashero porque empecé a ver destellos de luz mirando la puerta de la heladera.

Las migrañas son un misterio médico porque no se sabe bien qué las produce. No hay un tratamiento que las cure, sino más bien hay tratamientos para espaciar los ataques migrañosos, en vez de que te agarren 3 ataques en dos semanas, te agarran 3 en dos meses. Cuando digo ataques no me refiero a un dolor de cabeza y ya, me refiero a todos los síntomas asociados a la migraña, en mi caso es la pérdida de movilidad en una mitad del cuerpo, pero pueden ser vómitos, fiebre, que se te nuble la vista, etc.

Me diagnosticaron en el 2014 y pasé por muchos neurólogos, muchas horas en el hospital, hasta estuve internada en terapia intensiva. Recién por el 2016, me dieron una medicación que me funcionaba muy bien (topiramato), pero dos años más tarde me trajo problemas para hablar, así que la tuve que cambiar por candesartan y acetazolamide.

Para el dolor, las drogas que funcionaban en Argentina acá no se consiguen, así que últimamente estoy experimentando con triptanes. La primera vez que me dieron uno, me lo inyectaron en la pierna y como la dosis era tan alta me hizo mal, pero el dolor de cabeza se fue. Ahora me dieron una dosis más baja y funciona bastante bien. La única contra de los triptanes es que me producen una sensación muy rara en la cabeza, se siente como que tengo millones de hormigas caminando por dentro de la cara. A veces fantaseo con que soy Jean Grey y tengo superpoderes.

En una época me daba vergüenza decir que tenía migrañas. Mucha gente piensa que es un dolorcito de cabeza y listo, pero la realidad es que mucho más complejo que eso.

Oliver Sacks escribió un libro entero sobre migrañas recopilando mucha información al respecto, casos de sus pacientes y hasta dibujos de cómo algunos pacientes las experimentan. Lo recomiendo mucho si te gusta el tema.

Te cuento todo esto porque hoy tuve una migraña y recordé esa sensación tan característica que se siente como morir y revivir pero con mucha energía de golpe.

Día 35
A veces pienso que este newsletter no tiene sentido. ¿A quién le importan las boludeces que me pasan o pienso?

Después me acuerdo que Charli D’Amelio es mega famosa solamente por hacer videos de 10 segundos bailando. ¿Qué hay de fascinante en esto? Me gustaría que las 47.6 millones de personas que la siguen me cuenten.

Charli D’Amelio y toda la banda de TikTokers me dan algo de envidia porque estoy segurísima que no se ponen a pensar tanto si sus bailes le importan a alguien o no, van y lo hacen. Internet me enseñó que hace una audiencia para todo.
A mi me gusta mucho ir al supermercado y pasear por las góndolas analizando los diferentes productos que hay. En youtube hay millones de estos videos.

Hay algo muy místico en compartir cosas de todos los días, mucho más ahora que estamos todos encerrados en casa. Espiar la vida de las otras personas es algo interesante, por más normalitas que sean. En este artículo de The Atlantic hablan sobre esto, no solo está bueno compartir, nos puede hacer sentir menos solos.

Mientras sea sano eh, ojo con obsesionarse. Igualmente las obesiones con otras personas también me llaman mucho la atención, si no viste Ingrid Goes West, dejá todo lo que estás haciendo y corré a verla.

Creo que hay mucha presión por ser relevante, cuando en realidad lo que importa es compartir y ya. A mi me gusta compartir, pero a demás, tengo una opinión para todo. Lo que me asusta es el intercambio agresivo, pero eso siempre se puede ignorar, aunque no sea fácil, hay que entrenarse.

Día 36
Lo que me quita el aburrimiento es reírme de cosas tontas, por eso, cuando estoy aburrida y cero inspirada, miro mucho TikTok en youtube. Es una buena terapia para cuando estás triste también.

Te dejo una prueba > https://www.youtube.com/watch?v=dHQ0yBo-jmg

Me voy a hacer un café con leche ☕

Si te gustaron estas misceláneas, podés suscribirte al newsletter en este link y recibirlo en tu inbox todos los domingos a la mañana. Escuché por ahí que el desayuno es más rico si lo acompañas leyendo.

Project manager 👩🏻‍💻 • Internet kid • Feminist • Made in Ushuaia, living in The Netherlands • Escribo un newsletter sobre misceláneas http://bit.ly/2SICqcd