César M. Cristóbal

César M. Cristóbal

-Nunca! esa trae problemas. -¿La invitarás? -Claro! siempre hay que invitar a los problemas.