Ven, acércate y mira a placer…

si vas a permanecer ahí, asume tu papel y reconoce que eres un Voyeurista; el que peca con la mirada.