¿Se puede ir de viaje sólo con un smartphone como cámara de fotos?

Panorámica del volcán Bratan y su lago, Bali (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge

Hace poco estuve de vacaciones en Indonesia con unas amigas. Playas paradisíacas, paisajes tropicales espectaculares, templos hinduistas y budistas impresionantes… El planning prometía en todos los sentidos y para mí, que me encanta la fotografía, todavía más.

“Llévate una buena cámara de fotos. Es un viaje chulo y tienes que tener buenos recuerdos”, me dijo Jorge Gállego de Sony Electronics España. Amablemente, y por la relación profesional de confianza que nos une, me cedió una RX10 II, una bridge liviana y muy polivalente. También, para momentos más divertidos y especiales, me cedió una action-cam, la HDR-AS50.

Usé ambas y disfruté mucho de ellas, son geniales cada una en su campo, pero llevaba un tiempo preguntándome si en pleno 2016 se podía hacer un viaje tan especial como este (no era una “escapada cualquiera”) confiando enteramente en un smartphone para las fotografías.

Tomé la determinación de hacer la mayoría de las fotos de mi viaje con un Samsung Galaxy S7 edge, que nos cedió a Hipertextual Samsung España para nuestras reviews y pruebas. Por si acaso y para asegurarnos de que tendríamos buenas fotos a la vuelta, la RX10 II la usó una de mis amigas, familiarizada con distintas DSLR y compactas avanzadas.

Antes de continuar: esto no es un artículo patrocinado, ni Samsung ni Sony me han pagado para que escriba esto. Simplemente me pareció una reflexión interesante que compartir en mi Medium personal.

Las cosas claras

Aunque la fotografía móvil avanza a pasos agigantados (no tienes más que revisar las fotos hechas con tu teléfono de hace dos o tres años), aún es absurdo comparar lo que puedes hacer con un smartphone frente a lo que puedes lograr con una cámara réflex o una compacta avanzada. La cuestión no es esa, porque claramente podrás hacer infinidad de cosas más con un gadget que está hecho justo para hacer fotografías; lo importante es saber si en la actualidad un smartphone puede serle suficiente a la mayoría de gente, al usuario normal, ese que no tiene porqué conocer conceptos de fotografía ni nunca o casi nunca usaría el modo manual de una cámara.

Generalmente, un usuario corriente no va a imprimir sus fotografías a gran resolución o no va a exponerlas en ningún museo. Las compartirá en sus redes sociales y las guardará en un disco duro como recuerdo. Con esta premisa, ¿qué calidad se puede alcanzar a día de hoy con un smartphone? ¿la suficiente como para que no compense llevar una DSLR encima?

Macro en playa de Gili Air (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge

Los 10 mandamientos

Si estás planteándote salir de viaje sólo con un smartphone como cámara, estos son los diez mandamientos que, para mí, debería cumplir tu dispositivo:

  • Enfoque rápido. Una buena fotografía depende mucho del momento, y un buen momento puede ser cuestión de segundos, como el macro de la playa que expongo más arriba (segundos después de la foto, ese trocito de coral desapareció entre las olas). Más vale un enfoque rápido.
  • Autonomía. De nada sirve si al disparar durante dos horas te quedas sin batería.
  • Capacidad de almacenamiento. En un viaje lo normal es no llevar discos duros, portátiles o lugares para hacer un volcado de las decenas de fotografías que puedes tomar en una jornada. Tener una buena capacidad de almacenamiento en el smartphone es necesario. Si no te queda espacio para instalar una nueva app, puedes irte olvidando.
  • Buena pantalla. Eres consciente de que tomarás fotos al sol, ¿verdad? ¿Y de que tienes que ver lo que fotografías en la pantalla?
  • Buen modo automático. Crucial que, solo al tocar el botón de fotografía, el smartphone sea capaz de ofrecerte un más que digno resultado.
  • Controles manuales. A veces un pequeño ajuste marca la diferencia, especialmente cuando se trata de apertura o exposición.
  • Buena cámara frontal (selfies). Parte de la gracia de viajar es que puedas hacerte fotos en los lugares que visitas con tu gente, y si la cámara frontal es mala sería una pena.
  • Buen software (panorámicas, procesado). Que hacer una panorámica sea algo fluido, que el teléfono no tarde un minuto desde que lo enciendes hasta llegar a la cámara, que el procesado no destroce las fotografías con demasiado contraste, etc.
  • Lente luminosa. El principal punto débil en la fotografía móvil sigue siendo la noche o cualquier situación en condiciones de baja luz. Una lente luminosa es clave para poder maniobrar.
  • Resistente al agua y polvo. No es obligatorio, pero en un contexto de viaje hay muchas cosas impredecibles, entre ellas, el tiempo. Si es un clima húmedo o si se pone a llover de repente, agradecerás tener un smartphone preparado para ello.

Cuantos más mandamientos cumpla tu smartphone, más cerca del “cielo fotográfico móvil” estarás, aunque, por mi experiencia, los elegidos son pocos a día de hoy, varios gama alta.

Y ahora es cuando viene el momento infomercial: el Galaxy S7 edge cumple sobradamente con los diez puntos anteriores. De verdad.

Mi viaje fue de diez días y en ninguno de ellos la batería me dejó tirado. Hubo jornadas de madrugar a las 3 de la mañana para ver un amanecer y de volver al hotel a las 10 de la noche. Y en ningún momento me corté para hacer fotografías o revisar las que ya había hecho.

De noche, de día, con más sol, con menos, de cerca, de lejos, lloviendo o debajo de una cascada de 36 metros de alto, en la playa, con un murciélago delante, con un niño corriendo hacia ti… salvando alguna ocasión en la que habría necesitado un buen zoom, en casi ninguna situación eché de menos una buena cámara de fotos. Y eso es porque la de este smartphone es muy buena cámara.

Para mí, un smartphone como el S7 edge ya es mucho más que suficiente. La calidad de las fotografías es muy buena y muchos, en las resoluciones que se manejan en Internet, ni siquiera notarían la diferencia con una imagen tomada con una compacta o con una DSLR. Y, ojo, como decía, me encanta la fotografía y pasar horas trasteando con una buena cámara, pero siendo práctico, es mucho más cómodo centralizar el proceso de inmortalizar tus recuerdos en un smartphone.

Algunas de las fotos que tomé

Todas las fotos que comparto a continuación fueron tomadas con el Galaxy S7 edge y en modo automático o con pequeños ajustes de exposición (dentro del modo automático). No las he procesado ni retocado, están tal cual salieron del smartphone.

Gili Air (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
Templos de Plaosan, Yogyakarta (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
Amanecer en la zona de Borobudur, Yogyakarta (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
Ulun Danu Batur, el templo del lago en Bali (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
Templo budista de Borobudur, Yogyakarta (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
Terrazas de arroz en Bali (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
Conociendo a Batman en Bali (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
Selfie al sol con dos niños indonesios en Prambanan, Yogyakarta (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
Atardecer en Tanah Lot, el templo del mar en Bali (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
Gili Trawangan (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
Ceviche con leche de coco al atardecer en Gili Air (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
Atardecer en Gili Air (Indonesia) | Samsung Galaxy S7 edge
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.