Ricardo Iorio, un profeta en su tierra

Foto: Marcos Martinaez

“Soy un contrario a todo”, dice el polémico cantante Ricardo Iorio, considerado el precursor del heavy metal en Argentina. Con más de 30 discos editados dio un vuelco más en su carrera y sus últimos discos solistas, alejados de su género característico, uno de tango editado en 2014 y otra placa con covers en 2015, incluido uno de Roxette llamado “I Don’t Want To Get Hurt” y que rebautizó “Quiero ser como usted”.

Iorio es un músico que genera tanto admiración como rechazo por sus declaraciones. En una entrevista realizada por el periodista Beto Casella para su programa “Mundo Casella”, al preguntarle qué pensaba sobre la cumbia villera — género musical que Iorio aborrece —, este respondió, entre gestos exagerados y gritos: “Sepan ustedes los cumbia, los giles, que dicen ‘la yuta, tiro, gato, mulo’, la yuta existe por ustedes, soretes, no por nosotros, vayan a estudiar”.

A pesar de sus polémicas afirmaciones, entre ellas la frase mítica que pronunció en el festival RockBA en 1982: “Y los hippies, que se mueran”, el hombre de voz profunda y ronca se considera “un buen cristiano”. En una entrevista dada al diario La Capital digital, contó que su álbum Atesorando en los cielos lleva el nombre por una frase que dijo Jesús en el Nuevo Testamento.“Los tesoros se deben hacer en el cielo y no en la Tierra, donde el orín y el óxido corroen el metal. Nos vamos como vinimos, para qué tanta milonga, el mal trae amargura y el bien la felicidad”, comentó.

Ser el impulsor de uno de los géneros musicales “pesados” y su carácter fuerte no le impidieron cantar una canción a capella del músico Robbie Williams cuando en 2010 recibió a periodistas de la revista Rolling Stone, en su casa de Sierra de la Ventana. También, es un confeso admirador la música folclórica de José Larralde. Incluso, en la entrevista que le dio a Casella en 2010, disparó en contra de los publicistas que no contratan al cantautor de folklore para musicalizar publicidades de shampoo o de yogurt.

Incursionó en la actuación con un pequeño papel en la película Todoterreno de la banda de rock Kapanga y su papel fue, ni más ni menos que de “El Dios del asado” un emisario celestial ayudaba a los integrantes del grupo a ganar un concurso de asado. Con una remera que, tenía un retrato del expresidente Juan Domingo Perón a la altura de su corazón, desempeñó un rol que en cierta manera lo representa. Para Iorio, el asado, los amigos y el peronismo son temas recurrentes, al punto que a los dos primeros les dedicó un tema con su banda Almafuerte llamado “Toro y Pampa”.

Iorio, contradictorio para algunos y auténtico para otros, no deja de sorprender cada vez que hace una declaración. Y no queda duda que lo seguirá haciendo.

Por: Luca Celis. Cecilia Laurido y Cecilia Scala.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Ce Sca’s story.