El resultado de trabajar un lunes en la madrugada

A veces no sé si no puedo dormir porque tengo mucho trabajo o si tengo mucho trabajo porque no puedo dormir.

Hoy (ayer), por ejemplo, estuve en la cama intentando dormir por como 20 minutos –sumado a las como 2 horas intentando descansar en el sillón– hasta que mi consciencia no me dejó y tuve que correr a la oficina a prender la computadora. Entonces, es lunes en la madrugada y heme aquí en la computadora haciendo reportes y corriendo scripts, y escribiendo porque obvio tengo que matar el tiempo muerto mientras monitoreo que todo salga bien. Estoy trabajando un lunes a las 0:44 AM y por absurdo que suene, lo estoy haciendo por gusto. No es trabajo atrasado, nadie me está exigiendo que me esfuerce más en hacer mi trabajo o que haga horas extras; de hecho nadie sabe y a nadie le importa que esté siendo productiva a estas horas de la madrugada. Sin embargo, por alguna extraña razón, estoy aquí porque quiero –so much for free will, huh?–. Nunca he sabido relajarme.

Me gusta trabajar, me gustan los retos. Me agrada sentirme un miembro productivo de la sociedad y me emociona contribuir en algo mucho más grande que yo. Pero en momentos como este no puedo dejar de pensar que quizá mi obsesión y mi “intensidad” es realmente una forma de escapar a mis otras responsabilidades en la vida. Siento que el trabajo es mi lugar seguro; nadie puede juzgarme por postponer muchas cosas en mi vida porque todos aceptan de buena gana que, al menos para mí, trascender profesionalmente es vital. Si me mantengo ocupada con mi carrera, todo lo demás puede y debe esperar. Y entonces nunca sé si me mantengo ocupada porque me gusta o me gusta mantenerme ocupada porque me da miedo tener tiempo libre para pensar y resolver mis problemas y locuras.

Por mientras ya es la 1:10 y estoy corriendo algo que va a tomar al menos 30 minutos más en terminar. Creo que me merezco un pequeño descanso.

Like what you read? Give Cesia Legge a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.