Siguen las celebraciones

08/04/2017

Mi cumpleaños había sido genial. Fue un día lleno de familia, amigos, alegría, aji de gallina y sobre todo junto a mis amores: Claudia y mi bebé.

Primera clase para Fullstack

La fiesta terminó a las 5am apróximadamente, aunque eso es historia de la publicación de ayer. Hoy debía ir a enseñar. Si, estaba loco. Solo había dormido dos horas y tenía que irme hasta San Miguel para mi primera clase del curso Angular JS que dicto para Fullstack.

El taxi me cobró S/.32. Supuestamente debería irme durmiendo todo el camino, pero el taxista me hablaba y hablaba. Al menos ayudó a despertar un poco y quitarme la cara de sueño que tenía. Igual seguía cansado y me tomé un volt para poder aguantar.

La clase transcurrió muy bien. En esta clase fueron 4 alumnos, había un par mas que se iba a a integrar más adelante. A la 1pm terminó la clase y regresé rápido porque a las 3pm era la ceremonia de aniversario por los 21 años de mi compañía de bomberos, mi querida B105.

Ceremonia de 21˚ aniversario

Llegué a casa y me alisté y comí en una. Salí con Claudia, mi mamá y mi papá. Por suerte no empezaba aun la ceremonia. Ayudé un poco en algunas cosas que faltaban. Y de repente nos confirmaron lo que nadie esperaba. El Comandante General del Cuerpo General de Bomberos Voluntario del Perú estaba en camino.

La noticia nos cayó de sorpresa. Una mezcla entre nervios y alegría nos embargaba a todos. Era bonito saber que nuestro comandante estaría con nosotros en nuestro aniversario. Somos una compañía que cumplía 21 años de fundación. Al lado de compañías centenarias, nos consideraban una compañía joven.

La ceremonia salió bien, alguno que otro problema que siempre sucede, pero nada que opaque nuestra celebración. Las palabras del comandante de todos los bomberos peruanos y nuestro comandante de compañía fueron muy motivadoras.

Mi familia 105

Al terminar la ceremonia compartimos los bocaditos y nos tomamos algunas fotos. Casi a las 6pm ya me retiré junto a mi familia. El sueño me mataba y en la noche había una salía a la discoteca junto a algunos bomberos.

Discoteca, los Cartagena y torta

Descansé un poco en casa. Todo iba bien hasta que mis queridos vecinos del departamento empezaron a taladrar el piso, si, taladraron el piso. El sonido era horrible que terminamos llamando a la dueña de la casa. No éramos los únicos.

Claudia tenía miedo que no la dejen entrar por su embarazo ya que algunas veces no dejan entrar en ese estado. Finalmente nos animamos a arriesgar. Nuestros amigos decían que abogarían si no se podía. Por suerte entramos normal.

Fueron varios de mi compañía. Nos acomodamos al fondo para no oler el humo del cigarro. Bailamos alguna que otra canción. Mis amigos acostumbraban a tomar whisky (de ellos aprendí). Y el mejor momento de la noche llegó. Los hermanos Cartagena se presentaron.

Ya los había visto un par de veces antes, pero esta vez la viví más. Creo que la emoción del shows en vivo había aumentado por el último concierto que había asistido. Si, el de Justin Bieber.

Primero cantó Wilmer ya que no llegaba aun Antonio. Wilmer es más ‘chonguero’ pero la gente esperaba a Antonio. Sus canciones fueron coreadas por todos. Lo malo fue que solo tocaron seis canciones.

Ya cuando estábamos por irnos (tranquilos, ya va acabar el día) los de la discoteca nos dieron dos tortas. Una para mí por mi cumpleaños y una por el aniversario de la compañía. Lo malo fue que decidieron hacerme ‘mordida’ a la torta. En resumen: Al final terminamos casi todos llenos de torta y la pobre torta acabó desarmada en el suelo.

Nos retiramos un poco avergonzados pero fue realmente divertido. No pudo tocarme mejores hermanos bomberos que los de mi compañía. Y doy gracias a Dios por ellos.