La manzana es el fruto del manzano.

La manzana es el fruto del manzano, árbol de la familia de las Rosáceas.

Roja o verde. Jugosa. Dulce o ligeramente ácida. Pequeña, mediana o grande. Así puedo describirme. Soy una manzana. Puedo ser como muchas o como ninguna otra. Es que no soy una manzana. Soy “la manzana”.

Decididamente creía que al nascer y crecer en aquel árbol tan hermoso iba suponer desfrutar de una vida tranquila, feliz y apacible, cerca de mis hermanas y primas.

Hasta que un día a mí me tocó ser yo.

Y lo que ha pasado desde entonces, fue una casi interminable lista de acontecimientos en la que yo estuve siempre como protagonista:

en la historia de Adán y Eva, yo soy descrita como fruto del árbol del conocimiento, el fruto de la tentación, la responsable por haberles abierto los sentidos y descubrir un mundo de placeres y éxtasis, en contra de reglas ya establecidas.

Más tarde, como símbolo de la “nueva Eva” (la Virgen María que pide a su hijo la salvación de la humanidad), he sido retratada en imágenes románicas, siendo sustentada en la mano derecha de la Virgen.

Fue la responsable por la Guerra de Troya, cuando durante la boda de Peleo y Tetis (la diosa del mar), Eris (la diosa de la discordia), no había sido invitada y en plan de venganza llega a la fiesta y pone una manzana de oro sobre la mesa y dice que es para “la más bella”. Empieza entonces una pelea entre tres lindas damas: Rea (hermana/esposa de Zeus), Atenea (hija de Zeus) y Afrodita (diosa de la pasión). Páris es elegido como árbitro y elige Afrodita (que le ha prometido a Helena).

Y una increíble serie de hechos protagonizados por mi:

. undécimo trabajo de Hércules (robar las manzanas de oro del Jardín de las Hespérides)

. Guillermo Tell, obligado a disparar su ballesta contra una manzana colocada sobre la cabeza de su propio hijo.

. la trampa tendida por la mala madrastra a Blancanieves al ofrecerle una manzana envenenada.

. Big Apple, el apodo de la ciudad de New( York.

. Apple, nombre y logotipo de una empresa de informática estadounidense.

. en una de sus obras más famosas, “El Hijo del Hombre” el pintor surrealista belga, Rene Magritte sustituye la cara por una manzana verde.

La verdad es que no sé por justo a mí me ha tocado ser la protagonista de hechos tan dispares. Me reconozco hermosa, atractiva, provocadora, pero también ingenua y sencilla. A ver el brillo en los ojos de los amantes cuando me tienen cogida de las manos y me clavan los dientes lentamente, dejando que mi jugo se les escurra por la boca, o el ruido que producen los primeros dientes de un niño al mordiscarme por primera vez. A veces me gustaría ser anónima, pero a la vez, me pregunto lo que habría sido de la historia caso yo hubiera pasado mi vida en el anonimato.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Cristina Gómez de León’s story.