Publicado por Slim Ficky

Luz y Ventana

Déjame pasar, te lo suplico. Tengo prisa, no me lo impidas, no me dejes oculta detrás de ti. Los ojos que ya están despiertos, pueden y quieren verme, llenarse con mis mil matices. No te quedes ahí, impávida, solemne, mirándome como si fueras dueña de mi vagar. Te estoy tocando, y siento como cambias a cada segundo. Me atrapas, eres egoísta, me quieres toda para ti. ¿Será un juego o simplemente una actitud? Me quieres, no me compartes. ¿Cuántas promesas tengo que hacerte hasta que te decidas a abrirte? Pues bien, no tengo ningún problema en compartir contigo todas las cosas que provocaré si te decides. Óyeme atentamente, juntas crearemos mil ilusiones, deseos, toques, curiosidades, músicas, poemas, danzas, declaraciones de amor, miradas al infinito, y el gusto aliado al deseo de verme salir para poder regresar.

Yo regresaré y, de nuevo, te tocaré. Dijo la luz.

La ventana entonces, sonrió.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Cristina Gómez de León’s story.