6 Followers
·
Follow

Image for post
Image for post

Fue la quinta canción que escribió Chabuca en los años 50, una de las obras más representativas del cancionero peruano, considerada en muchos países el segundo himno nacional del Perú.

Esta canción a la que Chabuca considera que le debe todo (pues gracias a ella se hizo famosa) fue dedicada a Victoria Angulo, señora limeña de fina raza negra, a quien describe poéticamente que llevaba “jazmines en el pelo” por sus canas y “rosas en la cara “por su rubor.

La frase “el río, el puente y la alameda” fue parte de un discurso del historiador Raúl Porras Barrenechea, que impresionó a la compositora. …


Image for post
Image for post

Dedicada a José Antonio Lavalle y García, gran amigo de la compositora y de su padre, fue un hombre de avanzada edad que le contara tantas veces sobre el caballo de paso y su preocupación por la desaparición del mismo. Chabuca le dedicó esta canción de amor, la que nunca llegó a escuchar por que murió.

Puedes darle una mirada al disco completo en achabuca.com

Disco A CHABUCA:
Voz — Joaquín Sabina
Guitarra y arreglos — Ernesto Hermoza
Cajón peruano — Leonardo “Gigio” Parodi
Bajo fretless — Omar Rojas
Palmas — Ernesto Hermoza y Edu Olivé
Joaquín Sabina aparece por cortesía de Sony Music. …


Dedicada a la mujer latinoamericana. Canción presentada en 1967 en el 1er Festival Internacional de la Canción Popular de Rio de Janeiro.

Disco A CHABUCA:
Voz — Ivan Lins
Piano, percusión y arreglos — Chris Wells
Bajo fretless — Omar Rojas
Ivan Lins aparece por cortesía de Oilua Produções Musicais.

Letra
¡Ay! los pinos en el viento con el olor a distancia
en los sueños de María, María, María Sueños.
Van tejiendo sus sentidos un mundo que es sólo de ella
y, persiguiendo su estrella, anda y desanda caminos.
Entre senderos dormidos florece María Sueños,
bebiendo de las vertientes para llegar a la vida.
Con voz de hoguera y distancia va fugando los silencios,
escarpando cordilleras María, María Sueños.
Gritan revueltos los ríos por las quebradas,
llora la madre morena, llora la tierra,
tierra nuestra, tierra grave,
tierra madre americana.
Es una madera nueva y generosa,
y está tendida la mesa de la esperanza
y, en el mantel de alborada,
brilla la luz para la fruta que sueña María Sueños.
Por selvas, soles y lunas, despeñando sus ensueños,
vuela recodos y cuestas María, María Sueños.
Se va tiñendo en el pecho del corazón de los pueblos
donde, cerrados los ojos, los hombres se están mintiendo. …

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store