Morning After

Tu lengua encendida me recorre y la noche comienza a calentarse. Eres la pronunciación exagerada, el exceso de confianza.

En medio de la habitación a oscuras, la proximidad de los cuerpos me desarma y me quedo mirando sin saber qué hacer. Mi cuello descubierto me delata.

Ven que te deseo ahora, no después, no mañana. Ahora.

Ven, reinventemos una vida, respiremos el mismo aliento.

Ven, proyecta tu alma en la mía.