El gen creador que hemos olvidado

Según la Kabbalah, antes de todos los tiempos, existía una gran vasija que co-existía y convivía con una energía suprema, dicha energía, vertía sabiduría, luz, calor y mas bondades a la vasija. La vasija, que estaba conformada de la misma esencia que la energía, pronto sintió disgusto y frustración, por tenerlo todo sin merecerlo; sin haberlo generado. Como la vasija provenía de la energía, que era un ente genuinamente creador, pidió a la energía que dejará de hacerlo y le permitiera crear su propia luz, calor, sabiduría… y demás bondades. Después de este diálogo, la energía se sintió satisfecha; su plan estaba funcionando, en un abrir y cerrar de ojos, “todo” explotó:

big bang!

Después de muchas reacciones físicas, químicas, biológicas y millones de año transcurridos, el hombre como un ser racional, pensante y social pobló el planeta.

Desafortunadamente, durante su proceso evolutivo, olvidó que estaba formado por partículas provenientes de la vasija que existió antes de todos los tiempos, por lo tanto, desconoció que esta vasija estaba compuesta por los mismo elementos que la energía que la creo; olvidó que por herencia (casi por derecho y obligación natural) tiene una joya a su merced, olvidó que cuenta con un “gen creador”, capaz de imaginar y crear cosas de la nada, ser, genuinamente un ente creador.

Solamente algunos osados, que persisten en desafiar el status quo y sublevarse al sistema, han aceptado, accionado y por lo tanto, perpetuado este gen creador y han traído consigo de manera inherente, progreso a la humanidad a través de la innovación, a través de la creación (que para nada es generación espontánea, pero ya hablaremos de este tema después).

Este texto, da inicio a una serie de exhortaciones que apelan a consolidar y continuar la búsqueda del súper-hombre.

Todo progreso generado por el hombre, parte de la conciencia y colaboración colectiva que acepta su naturaleza creadora. Aquellos que no desafían los sistema tradicionales y no participan en las nuevas formas de interacción global sumando al todo en el que nos estamos convirtiendo (un único ente), están negando sus orígenes y por lo tanto, están hipotecando su futuro a los que hacen por sumar y peor aún, a los que deciden restar.

¿De qué lado estás tú?