Estadísticas y Pobreza

Hablar de desigualdad conlleva a pensar en términos socioeconómicos o pensar en pobreza, que a pesar de no ser lo mismo al momento de realizar un análisis sobre la repercusión que estas condiciones traen en la vida del ser humano, se encuentran íntimamente relacionadas por diversos factores.

Hay estadísticas que analizan la situación que atraviesa un país con distintas maneras de medición y factores por tomar en cuenta, por ejemplo, el índice de desarrollo humano, el cual es un indicador elaborado por las Naciones Unidas para medir el progreso; la principal diferencia de este indicador con otros es que no solo se concentra en el factor económico sino que analiza factores como la salud, educación e ingresos. He escuchado a muchos analistas, que los números son una fiel comprobación de las cosas que se están dando. En el caso de Ecuador no vivimos en condiciones precarias, a diferencia de países vecinos como Venezuela donde según cifras de indicadores de desarrollo, la esperanza de vida es de 76 años. El tema de desigualdad es para debate en toda la región. Luchar para erradicar las desigualdades suena algo utópico, porque siempre habrá gente inconforme con las políticas públicas, medidas, leyes, etcétera. La sociedad está más globalizada y desde ahí comienza a crecer la brecha de la desigualdad cuando ricos y pobres se desentienden. ¿Realmente se entiende el término desigualdad, el término pobreza, el término carencia? ¡Qué son esos papeles o encuestas, si a la hora de crear políticas que ayuden a los sectores vulnerables, la clase alta que se encuentra en el poder muchas veces no sabe cómo hacerlo porque nunca ha estado en las condiciones de las personas que viven a diario esas situaciones! La desigualdad es un problema mundial, se deben tomar cartas en el asunto porque es parte de los derechos humanos para que las personas vivan en condiciones no deplorables.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.