Homenaje especial a la profesora Homenaje especial a la profesora Yolandita Tamayo Ortega; 29 de Julio de 2015. Ponente: Concejal de Guayaquil Ing. Josue Sánchez.

Sr (a). Rector (a), Sr. Vicerrector, docentes, familiares, querida Comunidad Educativa. En nombre de los ex alumnos quiero agradecer la presencia de todos ustedes, en este día tan especial.

“Se es profesor por variadas circunstancias, pero se es docente sólo por una

razón: creer en el futuro, trabajando en el presente para la formación de personas,

en cualquier nivel en que nos desempeñemos” (Bilgray. 2011).

Dicen que el corazón de Yolandita es tan grande, generoso y entregado a querer, que no le cabe en el pecho. Yolanda Tamayo Ortega, Guayaquileña, soñadora, patriota, educadora, formadora es hoy una bandera desplegada en el alma de sus alumnos que tuvieron el honor de adquirir sus enseñanzas.

Dicen que no cabe en su tiempo, que es una sapiencia en las aulas, que a los alumnos los mira de pies a cabeza, con anhelo de que sean personas de arduo conocimiento. Que tiene la mirada inmensa, tanto que puede vislumbrar otros siglos,

otras formas de vida, otro futuro posible para todas, para todos los estudiantes y maestros de nuestro plantel.

Llamarada dicen que es, fuego inteligente, compañera, recia a la ignorancia, tierna, profundamente humana, la más bella. Mujer consecuente, excepcional en la valentía y en la devoción a los ideales catedráticos. Y es que ser docente, va más allá de un trabajo, de un título o de un cargo pues la vocación de serlo no se agota, ya que es simplemente una elección de forma de vida que se asume desde la labor diaria, las exigencias, la lucha, la esperanza y la alegría de hacer lo que se eligió ser.

Pues no se es docente por trabajar en el ámbito educativo, se lo es por creer en el ser humano, en la sociedad y fundamentalmente en la EDUCACIÓN como una herramienta para transformar el mundo y romper las cadenas de la ignorancia.

Es por eso que homenajeamos a la Profesora Yolanda Tamayo Ortega, Quien fue docente y fundadora del Liceo Panamericano desde 1969. En sus clases varias generaciones de alumnos aprendieron de ella.

La profesora Yolandita fue graduada del Colegio Normal “Manuela Cañizares” de la ciudad de Quito, Profesora de la Escuela Municipal N°12 Emilio Clemente Huerta de Guayaquil, Vicerrectora y docente del Colegio Nacional “Guayaquil” en el cual dio sus servicios por más de 30 años de actividad. De igual forma se desarrolló como profesora en Colegios Particulares de Guayaquil como: Urdesa School, Eloy Alfaro, Liceo Panamericano en el cual continuó prestando sus servicios de docencia durante 46 años ininterrumpidos. Fue Miembro principal de la Comisión Técnica Revisora y de Elaboración de Programas Analíticos para las escuelas Municipales de Guayaquil, Obtuvo condecoración al “Merito Educativo” de Primera Clase, otorgado por el Ministerio de Educación y Cultura del Ecuador.

Hasta la actualidad es una trabajadora incansable, jamás dejó de estar actualizada. Sus alumnos recuerdan sus clases: claras, precisas, ordenadas. El respeto que sabe merecer no le impide mostrar un carácter maternal y firme, lejano de actitudes demagógicas. En una entrevista realizada en el 2011 para el diario El Universo la profesora Yolandita dijo: ““He tenido mucha suerte con mis alumnos. Siempre han sido

muy estudiosos, dedicados. He sido profesora en las materias de Geografía y Educación Física de los abuelos, padres e hijos de varias familias, especialmente liceístas y del colegio Guayaquil, “sus dos queridas instituciones”, a las que les tiene mucha gratitud.

De igual forma, fue promotora de Obras sociales durante 23 años en los cantones de la Provincia del Guayas impulsadas por el Liceo Panamericano, lo cual le permitió ser Fundadora de la Escuela Fiscal “María Teresa Solá de Estrada” en el Cantón Durán.

Finalmente quisiera hacer una reflexión acerca de Yolanda Tamayo: así, simplemente, sin anteponer a su nombre ningún título. Me gustaría que ese fuera el principal mensaje. Cada uno de nosotros tiene un recuerdo especial de ella como persona: acompañando los proyectos vanguardistas de muchos docentes, aconsejándonos en cuestiones personales, siempre presente en los acontecimientos importantes de nuestras vidas: bodas, recibimientos, nacimientos, innovaciones y cambios dentro de la Institución, apoyándonos en todo momento, y siendo generosa con su tiempo para escucharnos cuando así lo necesitáramos.

Es por todo eso que decimos ¡Gracias Profesora Yolanda, gracias Yolandita!

¡Gracias maestra!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.