Intentar huir -cuerpo y espíritu- e igual se adhieren esas porquerías temporales.

Se pide a gritos aire fresco pero llega la tierra y te da vueltas hasta entrar a tu lengua.

Quieres vomitar porque sabes que no tiene sentido.

No tiene sentido desperdiciar tanto tiempo, tanta energía, desperdiciarte tú mismo, diluyéndote en unas futuras hojas de historia que aún no se han escrito.

¿Qué está ocurriendo?

Se hunde el barco y quieres salvarlos a todos.

Se hunde más el país y sabes que no es el fin.

¿Acaso hay un fin?

La historia dice lo contrario.

El poder siempre miente y no sabe de hambre, es un juego tenebroso del que somos fichas, no jugadores.

Y de nuevo intentas huir y no ves la luz de la salida.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.